miércoles, 31 de diciembre de 2008

decálogo IV: localización y disponibilidad

4.localización y disponibilidad permanente. un amo siempre sabe donde está su reloj, su cartera, su coche, las llaves... ¿por que con un esclavo iba a ser diferente? ¿tal vez oprque seguimo pensando que es una persona? mjantener el control significa saber en cada momento qué hace su esclavo, dónde está, con quien. pore so el AMO no sólo debe tener el horario del esclavo sino acceso a su agenda y a su calendario de actividades, supervisarla y aprobarlas. el esclavo informará al AMo de todo aquello que no aparezca en ese horario o de cualquier cosa que se salga de lo normal. el móvil no solo es un sistema de localización, hasta el punto que movistar tiene una forma de que puedes localizar a alaguien, tras previo pago de sms por supeusto. en este caso, sin embargo, es el esclavo quien debe informar a su AMO mediante mensaje corto de texto donde está y que hace. se consiguen dos cosas con esto, que el AMO sepa donde está y lo tenga controlado;y que el esclavo nunca deje de tener presente a su AMO y reconozca ese poder y ese control sobre él.

lunes, 29 de diciembre de 2008

decálogo III: los límites

3.renunciar a los límites. los límites son necesarios... hasta un momento dado. hay que desconfiar de los esclavos que, de entrada, dicen que no tienen límites. estos acaban apoareciendo tarde o temprano. sin embargo, si eres propiedad de un AMO; los límites se vuelven una carga, un impedimento para tu desarrollo como esclavo. recorrer el camino de la sumisión es difícil y cuanto más límites tengas, más largo se te hará ese camino. es más, cada vez que un límite cae, das un salto de gigante hacia tu meta, convertirte en el esclavo perfecto: llano, transparente, completamente accesible para tu AMO; una prolongación suya que busca sólo su placer. pero no se deben echar margaritas a los cerdos, no todos los amos sirven para llevarte por este camino, de ahí la necesidad de ciertos criterios de seguridad. ahí entran los límites. sin embargo, una vez encontrado el AMO, o mejor dicho, una vez que el AMO te encuentra y ha construído un puente suficientemente fuerte, de confianza, veneración y entrega, los límites deben ir cayendo hasta convertirte en un terreno completamente llano.

sábado, 27 de diciembre de 2008

decálogo II:las relaciones sociales

2.someter las relaciones sociales: uno de los elementos más frecuentes y más difíciles de mantener en la educación de alguien son sus amistades, y sin embargo el grupo de iguales, de amigos, es uno d elos que más influye en la vida de una persona. un esclavo es alguien que, esencialmente, siempre está aprendiendo: a servir mejor, a someterese mejor, a ir más lejos. en terminología empresarial, debe tender a los standares más elevados, aquellos que establezca su AMO, y por tanto, éste que es quien le está llevando a conseguirlos, debe controlar y estar informado de este aspecto de su vida y mantenerlo bajo vigilancia. todo encuentro social debe estar bajo la supervisión y la consiguiente aprobación del AMO. debe éste, igualmente, estar informado de quienes son las personas con las que el esclavo se rodea, cuadno, como y donde va a tner lugar el encuentro y, por supuesto, ser informado diligentemente de cualquier incidencia, así como del contenido del encuentro. esto incluye conversaciones cara a cara o a través de cualquier medio electrónico.

jueves, 25 de diciembre de 2008

decálogo I: la identidad

comienza un decálogo del buen esclavo, aprobado por mi AMO y que expresa còmo veo una relación D/s

1.renuncia a la identidad. "yo" no deseo ser "yo". este pronombre personal indica que existe una entidad independiente qeu realiza acciones, emite juicios y itene opiniones. el bdsm lo que pretnede es la unión, l aunidad, la vinculación, no entre elementos igualitarios, sino subordinados uno a otro; el esclavo a su AMO: es una unión donde uno entra a formar parte del otro y por lo tanto, en cierta medida, se fuisona con él. un buen esclavo no tiene yo, porque se vive como una propiedad de su AMO. aquí radica la costumbre de re-nombrar al esclavo. así no sólo se le da una nueva idenidad, en este caso controlada por su AMO; sino que además se reconoce dominado por aquel que le ha nombrado. dar nombre siempre se ha considerado una forma de control, de posesión y de dominio. un esclavo poco a poco siente la necesidad de hablar de sí mismo en tercera persona, en un proceso de extrañamiento que lleva a la aniquilación de su ego y a un mayor desarrollo de sus cualidades y capacidades.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

vocabulario V

esclavo, va.
(Del b. lat. sclavus, este del gr. bizant. σκλάβος, der. regres. de
σκλαβηνός, propiamente, 'eslavo', y este del eslavo slovĕninŭ, nombre
que se daba a sí mismo el pueblo eslavo, que fue víctima de la
esclavitud en el Oriente medieval).
1. adj. Dicho de una persona: Que carece de libertad por estar bajo el
dominio de otra. U. t. c. s.
2. adj. Sometido rigurosa o fuertemente a un deber, pasión, afecto,
vicio, etc., que priva de libertad. Hombre esclavo de su palabra, de
la ambición, de la amistad, de la envidia. U. t. c. s.
3. adj. Rendido, obediente, enamorado. U. t. c. s.
4. m. y f. Persona alistada en alguna cofradía de esclavitud.
5. f. Pulsera sin adornos y que no se abre.
6. f. El Salv. y Hond. Pulsera grande que puede abrirse.
7. f. Ur. Pulsera rígida, circular o poligonal, que puede llevar dijes
y que no tiene cierre.
~ ladino.
1. m. El que llevaba más de un año de esclavitud.
ser alguien un ~.
1. loc. verb. Trabajar mucho y estar siempre aplicado a cuidar de su
casa y hacienda, o a cumplir con las obligaciones de su emple

lunes, 24 de noviembre de 2008

En la moto de mi Amo XXXI

  La comida siguió en silencio. Yo miraba el plato e iba pinchando con el tenedor la ensalada que me había pedido. Casi no me movía, porque entonces el dildo me provocaba una mueca de dolor que no quería tener delante de mi Amo. Quería que mostrarme fuerte ante El. Seguía pensando sobre lo que había sucedido, ¿cómo pude lamerle las botas en un lugar público? ¿tanto poder tiene sobre mi? ¿cómo se lo habían permitido los dueños del restaurante? Entre estas reflexiones y el dildo saltaba mi mente cuando terminé mi plato y mirando hacia el suyo vi que mi Amo también había terminado. Levanté la vista y nuestros ojos se encontraron. Joder, además de autoritario era guapo el cabrón. En segundos bajé la mirada. No pude soportarla casi nada.
-Ahora quiero que te levantes-dijo y que vayas al baño y te quites el dildo, lo laves y cuando salgas encontrarás una puerta a tu izquierda. Ábrela y espérame allí con lo que encontrarás sobre la mesa.
   Sin rechistar me levanté y fui caminando al baño. El recorrido hasta allí fue largo y costoso, sobre todo porque intentaba que no pareciera un payaso caminando. Llegué al baño y entré. Me bajé los pantalones y palpé el dildo. Las sensaciones volvieron a recorrerme y pronto aparecieron las primeras gotas de sudor. Tanteé la base y empecé a tirar. Estaba bien ajustado y la parte más ancha siempre es la más difícil. Tiré hasta que empezó a moverse al tiempo que mi respiración se aceleraba. Lancé algún gemido involuntario mientras mientras seguía tirando. Al final salió casi de golpe cortándome la respiración. Me apoyé en una de las paredes mientras me recuperaba. Debía seguir a pesar del escozor del culo. Aún mis terminaciones nerviosas no se habían dado cuenta de que el dildo no estaba y parecía que todavía seguía allí. Lo miré. Tenía forma extraña porque tenía dos ensanchamientos, uno más grande que otro. No estaba manchado pero lo lavé cuidadosamente. Salí del baño aunque tenía que seguir haciendo un esfuerzo para caminar bien. EFectivamente a la izquierda había una puerta. Mirando hacia los lados la abrí. Era el almacén. Algo me decía que no debía estar allí pero seguía órdenes y aquello era incuestionable. Toqué a la izquierda y encendí la luz. Las cajas que se habían vislumbrado a través de la luz de la puerta se convirtieron en tomates, verduras y frutas, aceite, etc. Entré y cerré la puerta. Entonces vi la mesa y quedé en estado de shock. Era una mesa normal y al lado había una silla. Lo sorprendente no era eso sino lo que había sobre la mesa. Ordenadamente colocados había una mordaza, unos tapones para los oidos, unos guantes y una capucha de cuero. Delante de todo eso había unas esposas que emitían pequeños brillos hacia mi. El corazón palpitó fuertemente dentro de mi. "No esperará que me ponga eso aquí", pensé. Inmediatametne supo que daba igual lo que pensara, me lo iba a poner, iba a obedecer. Me acerqué a la mesa y miré unos segundos los objetos. El orden me lo dieron ellos mismos. Primero me puse la mordaza. Tenía forma de polla y el sabor a goma me inundó la boca. Como siempre pegó mi lengua a la pared de la boca de forma que no pude moverla. Luego me puse los tapones para los oidos. Eran de goma también, los apreté y los introduje. Cuando los solté adquirieron la forma de mi oido, dejándome sumergido en ese pitido extraño que te inunda cuando dejas de oir. Lo siguiente me dio un poco más de reparo. Si me ponía la capucha no vería nada. Lo demás tendría que hacerlo a ciegas y además no sabría por donde ir si ocurría algo. Me quedaría indefenso. Tras un par de segundos de duda me la puse. Era puro cuero negro, grueso, oloroso. Al tirar de los cordones traseros se ajustó perfectamente a mi cara. Hice el nudo y me dejé inundar por esa oscuridad de cuero. Respiré profundamente por la nariz. Ufff, mi polla reaccionó al instante. Luego me puse los guantes, mientras la respiración, lo único que oíga y sentía, se hacía más y más agitada. Tanteando cogí las esposas. Los guantes no me permitían manipularlas bien pero pude cogerlas. Dudé un segundo si ponerlas delante o detrás, pero inmediatamente supe que tenía que quedar a su merced así que las puse atrás y con esfuerzo pude cerrarlas con las palmas hacia fuera. Con el clic, que no escuché, cerré también mi suerte. Pasé los brazos por detrás del respaldo mientras me sentaba y allí me quedé, esperando, de espaldas a la puerta, sin poder decir nada, sin poder ver nada, sin poder escuchar nada. Me quedo esperando algo que sé que va a aocurrir pero no sé loq ue es ni cuando pasará. Solo espero, sintiendo mi boca salibando, mis oidos pitando pero sin oir nada, intentando percibir algún atisbo de luz, pero sobre todo oliendo el cuero que me envuelve. Noto el frio de las esposas pero nada más ¿y si entra un camarero y me ve así? ¿realmente a esto se refería mi AMo? ¿cómo llegaron estas cosas aquí? "No", me digo" no pienses, sólo sométete, obedece, estás aquí para servirle". Intento que mi mente no huya de la situación, que siga aquí y ahora para servir mejor y evitar distracciones. Estoy aquí obedeciendo y debo someterme. La cabeza tiene muchos trucos para no enfrentarse con la realidad, con lo que pasa en cada momento. ¿Habré hecho bien? ¿y si me está esperando y no es esto lo que quería? A medida que pasa el tiempo las ideas se hacen más frecuentes y no puedo controlarlas tanto. Me preocupo. La respiración comienza a agitarme, de pronto siento deseos de quitarme todo, de sacar la capucha, de poder respirar, oir y ver, de sentir aire limpio. No sé cuanto tiempo he estado allí pero quiero soltarme, eso se convierte en lo único que deseo. Agito mis brazos intentando liberarme, grito pidiendo ayuda. Solo quiero salir de allí. Me levanto, agitándome. De pronto dos personas me sujetan por los brazos. Eso no me ayuda. EL pánico se apodera de mi y grito pidiendo ayuda. Me empujan hacia algún sitio ,grito pero nada sale de mi boca. Sigo revolviéndome, luchando, intentando resistirme con mis pies. Lo siguiente que que siento es un suelo metálico, unos brazos que sujetan mis pies y unas hábiles manos que las atan, luego los doblan y los unen a las esposas obligándome a estirar dolorosamente los brazos. La forma de actuar me parece conocida. El motor arranca y se mueve. Mis gemidos ya no piden ayuda, suplican que me dejen libre y lloro de desesperación.
(continuará) 

martes, 18 de noviembre de 2008

vocabulario V

amo.
(De ama).
1. m. Cabeza o señor de la casa o familia.
2. m. Dueño o poseedor de algo.
3. m. Hombre que tiene uno o más criados, respecto de ellos.
4. m. Persona que tiene predominio o ascendiente decisivo sobre otra u otras.
5. m. U. a veces como tratamiento dirigido al señor o a alguien a
quien se desea manifestar respeto o sumisión.
6. m. p. us. Mayoral o capataz.
7. m. ant. ayo.
Nuestro Amo.
1. m. Col. y Guat. sacramento (‖ Cristo sacramentado).
asentar con ~.
1. loc. verb. Obligarse por asiento a servirle.
ser el ~ de la baila.
1. loc. verb. Ar. ser el dueño de la baila.
ser el ~ del cotarro.
1. loc. verb. coloq. ser el dueño de la baila

lunes, 17 de noviembre de 2008

En la moto de mi AMO XXX

Cuando el camarero llegó mi Amo comenzó a pedir la comida. Mantuvieron una conversación en francés de la que no capté nada. de vez en cuando el camarero me echaba una mirada. yo mantenía la vista fija en la mesa, intentando no perderme nada con la mirada periférica pero tampoco dejando mi actitud sumisa, que debió ser evidente para todos los comensales del restaurante. aunque mi vista estaba sobre la mesa mi espalda estaba recta, los hombros hacia atrás y la cabeza ligeramente inclinada, los pies bien asentados en el suelo. la actitud también indicaba cierta superioridad frente a los restante comensales. el dildo ayudaba bastante a mantener esa postura ya que cualquier movimiento significiaba una oleada de sensaciones extrañas, entre dolorosas y placenteras, que recorrían mi cuerpo. cuando esto ocurría todo desaparecía y mi atención se centraba en el dildo y mi culo era lo único. al principio intenté luchar contra él pero luego pensé que lo mejor era que lo integrara y lo hiciera mio, que lo asumiera y no luchara contra él. cuando aprendí a hacerlo el dolor pareció mitigarse.

 -¿Te duele?- preguntó El. de pronto volví a la realidad, como despertando de un sueño. el camarero se había ido y me estaba hablando.

-no demasiado, Amo, lo puedo soportar-dije, con gran esfuerzo para no parecer desesperado.

-eso es cierto, pero ya tienes tu castigo. lo llevarás puesto un cuarto de hora más de lo previsto por mentirme.

-si, Amo- contesté mientras agachaba la cabeza y mi cara ardía de vergüenza.

-Estamos aquí como parte de tu entrenamiento. mira a tu alrededor- así lo hice- esta gente cree que es feliz, pero no lo es porque no han llegado a lo profundo de sí mismos. no han llegado a vislumbrar lo que realmente son, lo que quieren, lo que desean. viven engañados con sus cosas, sus relaciones, sin capacidad para enfrentarse con ellos mismos. yo evitaré que eso te pase a ti.

    estaba completamente absorto en sus palabras. no podía quitarle l avista de encima. el olor a cuero impregnaba todo a mi alrededor. el dildo había desaparecido. cualquiera hubiera dicho que estaba hipnotizado.

-has decidido comenzar un camino- continuó- que no abandonarás. yo no te dejaré. lo perderás todo, para ser mio. y siendo mio te encontrarás a ti y a la verdadera felicidad.

    sus ojos me taladraban y a medida que hablaba notaba como iba entrando en estado de sumisión profunda. aquellas palabras me estaban tocando y mucho. era como si me estuviera encogiendo, concentrado en mi interior. todo pareció desaparecer a mi alrededor. solo existía El.

-....te has entregado y he tomado posesión de ti. ahora tengo que enseñarte a ser un auténtico esclavo y a comportarte como quiero que te comportes.

    su voz me envolvía y yo me iba relajando. era una sensación extraña, como verme y ser consciente de mi, pero desde fuera. de pronto me sentí en paz, no me importaba nada, vivía el momento.

-....quiero que estés siempre donde y como estás ahora ¿entiendes?

-si, Amo-contesté yo, pero no era yo. no había decidido decir esas palabras, ni pronunciarlas. habían salido a pesar mio. miraba fijamente sus ojos, profundos, eternos, no había otra cosa. ¡Dios mío! ¿qué me pasaba? no podía moverme, quería mover el brazo y le ordené que lo hiciera pero no respondió, no hizo nada. lo mismo con las piernas, la cabeza.....¡Dios! no podía apartar la mirada.

-no te resistas, perro, es inútil. acepta su destino.

"¿Qué destino?" quise decir yo, pero nada salió de mi boca. mis labios ni se movieron. estaba allí rígido, inmóvil. de pronto El estiró su pierna izquierda, dejando ver su brillante bota negra.

-está sucia ¡limpia!

"¿que limpie?", pensé. "¿allí? ¿quiere que le lama la bota aquí?. no podré". mi mente estaba en estos pensamientos cuando mi cuerpo comenzó a moverse. me levanté con lo que el dildo volvió a hacerse presente. estaba asustado. no era yo el que hacía aquello, me movía por impulso que yo no controlaba. cuando me arrodillé percibí las miradas de la gente y sentí mi propia vergüenza. el corazón me latía rápidamente, y cada vez más. y entonces allí mismo, le lamí las botas. las recorrí de la punta al tacón, por todas partes, con toda la lengua fuera de la boca, lentamente. no podía creer que estuviera haciendo eso allí, delante de toda aquella gente. aquel no era yo, o al menos no era la persona que yo había creído siempre que era.

 cuando retiró la bota me quedé a cuatro patas sobre la moqueta.

-sube y siéntate-dijo. su voz era suave, con autoridad pero en un tono bajo. no necesitaba más, mi cuerpo no me obedecía. aunque hubiese querido hacer lo contrario de lo que decía no lo hubiese podido hacer.

al sentarme el dildo volvió a hacerse presente. en ese instante el camarero trajo la comida. yo seguí con los ojos puestos en mi Amo.

-vamos, perro, come- dijo y chasqueó los dedos.

en ese instante volvía controlar mi cuerpo, pude, al fin, bajar la cabeza, levantar el brazo y la pierna. entonces lo miré, con una cara que era mezcla de miedo, admiración, sorpresa, veneración, desconcierto, duda y sumisión. ¿qué había sido aquello? ¿qué habría hecho conmigo? por supuesto no me atreví a preguntar y comencé a comer.

(continuará)  

jueves, 13 de noviembre de 2008

cartas a mi AMO XII

hay un tema, AMO, que ya he tratado con Usted pero que me vuelve a la mente últimamente. me refiero a la existencia de otros esclavos, de otras personas. ya le he dicho que reconozco como legítimo su derecho a tener esclavos. este perro sólo aspira a ser Su Servidor, y el de ellos si fuera necesario y así fuera su deseo. en el mundo anglosajón se utiliza el término "leather family" para hablar de una relación polígama bdsm. podría ser una opción pero el concepto de familia me resulta demasiado "entrañable" y con connotaciones que me producen rechazo, tal vez por la propia historia personal de este perro. mi rechazo además viene porque disponemos de una palabra en nuestro idioma que encierra un elemento más interesanta: la casa. la casa no es sólo el lugar físico donde vives, es además la relación que mantienes con la gente que comparte tu techo. así, en la edad media, los esclavos pertenecían a tal o cual casa, lo que significaba que pertenecían a tal o cual Señor. es este concepto el que pretendo revitalizar para referirme a Usted. siento, y me siento orgulloso de ello, AMO, que este perro pertenece a su casa y que además otros más pertenecen, o pueden pertenecer igualmente. los miembros de una casa no son enemigos, sino aliados, congéneres; están vinculados por lazos a veces más fuertes que la sangre y viven y existen, en este caso, para una única misión: servir al AMO y hacerle la vida más fácil y placentera. todo en una casa leather está subordinado al placer y la satisfacción del AMO que espera y exige esa atención por parte de sus siervos. estos siervos viven en función de las necesidades, exigencias y placeres del AMO, que espera de ellos el mayor compromiso y entrega.

martes, 11 de noviembre de 2008

vocabulario IV

veneración.
(Del lat. veneratĭo, -ōnis).
1. f. Acción y efecto de venerar.
venerar.
(Del lat. venerāri).
1. tr. Respetar en sumo grado a alguien por su santidad, dignidad o
grandes virtudes, o a algo por lo que representa o recuerda.
2. tr. Dar culto a Dios, a los santos o a las cosas sagradas.

lunes, 10 de noviembre de 2008

En la moto de mi AMO XXIX

la moto iba veloz, recorriendo las calles, o las autopistas, no lo sabía con seguridad. yo me apoyaba en su espalda, intentando sincronizarme en las curvas para no caerme. oía ruido de coches así que supuse que estábamos en en la ciudad. de pronto la moto aminoró la marcha y paró. me puse recto mientras El se bajaba. el movimiento hizo que el butt se moviera de sitio haciéndose presente, recordándome que estaba allí y que no se iba a ir. se me escapó un gemido que mi Amo tuvo que oír porque puso la mano en mi pecho, casi para hacerme saber que estaba allí y que no me había dejado. noté como desataba el casco y me lo quitaba. lo primero que me sorprendió fue que era de noche. ya ni me preocupaba haber perdido la noción del tiempo, y lo que era pero, no podía recordar qué día era, ni de qué mes ¿había terminado ya febrero? ¿estábamos en marzo? no lo sabía. en cuando me hubo quitado el casco bajé la vista en señal de sumisión.
-¡Baja!-dijo mi Amo y yo obedecía inmediatamente levantando la pierna derecha y pasándola por encima de la moto. aquello produjo una nueva oleada de sensaciones que se tradujeron en nuevos gemidos.
cuando estuve de pie me dio la vuelta y me quitó las esposas. acto seguido desabrochó la mordaza que sacó de mi boca mientras yo hacía movimientos para devolverle su movilidad. pude ver el brillo del candado metálico que cerraba la cadena que llevaba al cuello y recordó de quien era. instintivamente agaché la cabeza. pero El se colocó
delante y me la levantó.
-Te he traído aquí para cenar-dijo- y quiero que todos sepan que eres mi esclavo así que pórtate como tal ¿entendido?
-si, AMO-contesté yo
-Debes estar orgulloso y agradecido de serlo, así que quiero que todos
se den cuenta de lo que sientes.
-así será, Amo-dije mientras me hacía la idea de dónde estábamos. era un callejón oscuro, con montones de basura alrededor de contenedores que rebosaban más desperdicios.
-Eso espero-sentenció mi Amo.-Ahora sígueme.
y comenzó a  andar hacia la salida del callejón dejando allí la moto. al primer paso el butt plug se volvió  a hacer presente. "no puedo andar", pensé, "pareceré un pato". aún así hice un esfuerzo y comencé a andar con pasos cortos. se movía en el interior de mi culo y daba la sensación que me estaba cagando encima. a los dos pasos estaba sudando. me concentré en mi Amo para intentar olvidarme de aquella sensación. realmente estaba increíble. todo él estaba cubierto de cuero brillante, radiante. sin duda íbamos a ser a ser la atracción del antro al que nos dirigíamos. me situé a su derecha, un paso por detrás y avcancé como pude.
cuando llegamos al extremo del callejón no me lo podía creer, estábamos en la Avenida Principal.: las tiendas más caras, los pisos más modernos y los restaurantes más elegantes. todos los viandantes iban impecables: abrigos largos, chaquetas y corbatas. todos parecían recién salidos de sus oficinas, salvo nosotros que íbamos de cuero.
El se volvió pero tuvo que intuir mi cara de asombro porque dijo:
-Recuerda lo que te acabo de decir. su tono no dejaba lugar a nignuna duda, ni admitía excusas. así que me repetí sus palabras de nuevo. mi cuerpo se enderezó, levanté la barbilla y me dispuse a obedecer. comenzó a andar hacia la izquierda y yo le seguí a un paso de distancia. la gente volvía para mirarnos pero yo tenía fija mi vista en las botas de mi AMO que iba delante mio. para mi no existía otra cosa.
"dios mio,", pensé, "no creo que vayamos al max". el max era el restaurante más lujoso, caro y exclusivo de la ciudad. era el lugar de reunión del alcalde, los empresarios, algún famosillo, etc. todo el que quería ser alguien iba al max y por supuesto se exigía la más absoluta etiqueta. de pronto vi el letrero. "pasaremos de largo"; pensé, "no podemos venir aquí". el corazón ya me latía con fuerza pero a medida que nos acercábamos a la puerta, se iba disparando. faltaban un par de metros y yo sentía que se me iba a salir por la boca, cuando el portero nos vio y sin alterar su expresión, abrió la puerta, se quitó el sombrero en señal de respeto y dijo.
-buenas noches, Señor.
-Buenas noches, contestó mi AMO.
tuve que hacer un enorme esfuerzo para que no me fallaran las piernas. mi AMO entró con toda tranquilidad. yo esperaba la escena del maitre en cualquier momento. cuando estuve en el interior noté la diferencia de temperatura inmediatamente. aquel era un lugar cálido, acogedor, preparado para sentirse a gusto. parecía que nada malo podía pasar allí. nos acercamos al maitre que estaba a pocos metros de la entrada. al levantar la vista y vernos no cambió ni un solo músculo de la cara. salió de su atril y, con una reverencia, dijo:
-su mesa está preparada, Señor- y acto seguido comenzó a andar hacia el comedor. me di cuenta enseguida de la deferencia, el maitre iba sumiso, encogido, casi jorobado y con pasos cortos y rápidos. mi AMO iba completamente erguido dando pocos pasos pero justos, poniendo todo el pie en el suelo, parecía como si desfilara más que andar aunque lo hacía con una mezcla de gracia y autoridad que me maravilló.
(continuará)

lunes, 3 de noviembre de 2008

En la moto de mi AMO XXVIII

a pesar de haber estado ya en esa situación, el efecto fue el mismo de siempre, mi polla se endureció en mis pantalones. El se dio cuenta porque la cogió a través del cuero y apretó. con la misma mano sujetó la cadena que llevaba al cuello y tiró de ella fuertemente. aquello me cogió de improviso e hizo caerme sobre la mesa. con un rápido movimiento se puso detrás y empujó mi cabeza sobre la superficie del mueble, indicando que quería que estuviera así. yo gemía, en parte por la sorpresa y en parte por el golpe.con habilidad me quitó el cinto y bajó los pantalones hasta las rodillas y comenzó a jugar con mi culo. Primero fue un movimiento suave con el ded0, para luego irlo metiendo hasta el fondo. yo gemía ahora por el dolor-placer de esa penetración. metía y sacaba el dedo aumentando el agujero.
de pronto algo cambió, ya no fue su dedo lo que intentó entrar sino algo más grande y duro, menos suave. "un butt-plug"-pensé, y no pequeño. era inútil resistirse así que intenté relajarme para que entrara mejor. aquello iba a acabar dentro de mi, quisiera o no, y si me resistía sin duda lo pasaría peor.
mi culo lo iba tragando poco a poco. yo seguía gimiendo. como siempre la última parte fue la más dura porque es la más ancha y justo la que evita que salga. lo notaba inmenso dentro de mi, y entonces quedó encajado mientras lanzaba un suspiro de alivio. con rápidos movimientos me subió el pantalón y lo cerró. salvo El que lo sabía y yo que lo sentía, nadie diría que tenían que tenía aquel objeto metido en mi culo.
volvió a tirar de la cadena para levantarme. me dio la vuelta y me miró de frente. pareció gustarle lo que vio porque sonrió. me llevó a la moto y dijo
-Vamos a salir.
yo abrí los ojos con sorpresa y eso también le gustó. primero me sentó en la moto y gemí cuando el dildo entró unos milímetros más por el peso y la presión. luego me hizo levantar la pierna derecha y pasarla por encima de la moro de forma que quedara sentado en ella. yo respiraba profundamente por la nariz intentando integrar el dolor-placer que sentía. me sujeté al sillón como pude y lo último que vi fue a mi AMO acercándose con el casco, que una vez puesto me sumió en la oscuridad. cuando lo hubo ajustado, me acarició el pecho y, luego en un acto no sé si de ternura o de qué, subió la cremallera de la chaqueta hasta arriba.
tardó unos segundos en subirse, imaginé que poniéndose su propia chaqueta y el casco. cuando lo hizo me apoyé en El, rezando para no caerme. en segundos la moto rugió y salimos de la casa, circulando por la ciudad sin saber hacia donde. todo era oscuridad y confianza. El no dejaría que me pasara nada malo.
(continuará)

jueves, 30 de octubre de 2008

minirelato XXIV

era poco más que un armario, pero todo de hormigón. apenas podía ponerse de pie, ni tumbarse. llevaba varias horas con ganas de orinar, pero no había donde hacerlo. cuando ya no pudo más se acercó a una esquina y meó. cuando terminó ya no tenía un sitio seco donde sentarse.

miércoles, 29 de octubre de 2008

sin palabras II



martes, 28 de octubre de 2008

sin palabras I


lunes, 27 de octubre de 2008

En la moto de mi AMO XXVII

me separó los brazos de la cabeza con la porra. luego me hizo levantarla para mirarlo. estaba rodeado de un charco de orina, y aunque lamayoría se había ido por la rejilla abierta en el suelo, prácticamente toda la celda estaba mojada. el olor empezaba a ser penetrante, muy penetrante.
-Limpia todo esto-dijo agitando la porra alrededor y hacia un cubo con fregona que había en un extremo del sótano.
-Luego te duchas y te vistes. Espérame aquí hasta que venga.
por supuesto obedecí inmediatamente. sequé la celda con la fregona hasta que sólo quedó un ligero olor como testimonio de mi enorme meada. luego me acerqué a donde había señalado mi AMO. había una ducha, apenas un tubo saliendo del techo, y un sumidero. me puse debajo y abrí el grifo. el agua fria me golpeó más que caerme encima. me lavé lo mejor que pude con una pastilla de jabón que estaba en el suelo. cuando cerré el grifo comencé a tiritar combulsivamente.
 miré por todas partes hasta que vi en una esquina, oculto en la penumbra, un banco. sobre él estaba mi ropa y encima de todo una toalla. me sequé muy bien y comencé a vestirme. era la primera vez que veía aquella ropa. todo era de cuero, salvo una camiseta de latex y unos calcetines de lana. primero me puse el suspensorio y lo ajusté, apretando mi culo firmemente con los tirantes. luego fue la camiseta, que ajustó como una segunda piel. nunca he sido excesivamente musculoso, pero aquella camiseta resaltaba lo que tenía que resaltar. La erección comenzó cuando me puse los pantalones. siempre he sentido algo extraño mientras introducía las piernas y cerraba el cinturón. luego me puse los calcetines y las botas, tipo engineer, con hebilla a un lado, y finalmente la chaqueta. no tenía espejo, pero notaba el tacto del cuero y el latex sobre mi pie. estaba embobado sintiendo. un ruido me hizo volver a la realidad, alguien se acercaba y sólo podía ser una persona. rápidamente me agaché de cara a la pared y me puse de rodillas con las manos juntas a la espalda y la cabeza gacha.
oí como sus pasos se acercaban hasta situarse justo detrás mio. casi podía sentir su respiración y estuve tentado de volverme pero no lo hice. pasaron unos segundos y luego sentí algo frio alrededor del cuello. mi corazón comenzó a latir muy deprisa. luego vino un ligero click y el peso sobre mis hombros.
obedecí y con un movimiento me dio la vuelta quedando frente a El. yo sin embargo seguía mirando hacia el suelo, pudiendo ver las botas y los pantalones de brillante cuero negro. también veía la hebilla del cinturón y el comienzo de su camisa, también de cuero.
percibí un movimiento a mi izquierda. era su mano enguantada que se acercó a mi barbilla y me levantó la cara lentamente hasta que estuvimos frente a frente. mi piernas comenzaron a temblar. apenas podía mantenerle la mirada. entonces El tiró de lo que había puesto al cuello: una cadena con un candado. me acercó hacia EL cubriendo los pocos centímetros que nos separaban. yo puse mis manos a la espalda y me dejé hacer. soy suyo, no puedo hacer otra cosa. y entonces me besó intensa, profundamente. yo cerré los ojos y me dejé ir hasta que sacó su lengua de mi boca.y fui detrás suyo, con la cabeza gacha, a un paso por detrás. cruzamos una puerta, entramos en el garaje. había un coche y la moto que conocía bien. se paró la lado de la puerta que llevaba a la mazmorra y me detuve con El. a un lado había una mesa con un par de cosas. cogió unos guantes de cuero y me los dio. me los puse. eran abrigados y se ajustaban perfectamente a mis manos. luego cogió unas esposas y me las puso sujetando mis muñecas a la espalda, con las palmas hacia dentro. luego vino la mordaza, en forma de polla, que introdujo sin piedad en mi boca y cerró por detrás.
(continuará)

domingo, 26 de octubre de 2008

Vocabulario III

devoción.
(Del lat. devotĭo, -ōnis).
1. f. Amor, veneración y fervor religiosos.
2. f. Práctica piadosa no obligatoria.
3. f. Inclinación, afición especial.
4. f. Costumbre devota, y, en general, costumbre buena.
5. f. Rel. Prontitud con que se está dispuesto a dar culto a Dios y
hacer su santa voluntad.
~ de monjas.
1. f. Asistencia a sus locutorios y frecuente conversación con ellas.
estar una persona, una nación, una ciudad, un ejército, etc., a la ~ de alguien.
1. loc. verb. Estar voluntariamente sujeto a la obediencia de otra persona.

sábado, 25 de octubre de 2008

libros V

Protocol handbook for the leather slave, robert j. rubel ph. d, pag 74
"vivir en obediencia va más allá de hacer sólo lo que se te dice, significa que el esclavo solo quiere lo que el amo quiere"

viernes, 24 de octubre de 2008

algo especial II

 nuevamente una foto especial, nuevamente los tres elementos que nombraba: cuero, bondage, capucha... ahora, además, las botas. desearía ser ese de la foto. desearía estar así ante mi AMO y que me usara como a EL le apeteciese. desde luego una foto increíble.

jueves, 23 de octubre de 2008

minirelato XXIII

lo primero que le llegó fue el olor penetrante a desinfectante. las luces ocultaban más de lo que mostraban. la música estaba demasiado alta, así que nadie hablaba. los hombres estaban apoyados en las paredes mirándolo. el tirón lo cogió desprevenido y su harnés lo arrastró hasta quedar sentado en el retrete del baño. Lo vio frente a él, y antes de darse cuenta un chorro caliente y constante caía sobre sus vaqueros. tuvo el pantalón mojado el resto de la noche.

martes, 21 de octubre de 2008

algo especial


siempre que encuentro una foto con la que conecto, que llega a lo más profundo de mis instintos, la catalogo como especial. así tengo una carpeta, también llamada especial, donde guardo todas estas fotos. esta ocupa un lugar importante y la quiero compartir con todos. ¿qué puedo decir de ella? cuero, bondage, capucha..... todo lo imprescindible para que un esclavo pueda sentirse a gusto y en su entorno. completamente sometido.



lunes, 20 de octubre de 2008

En la moto de mi AMO XXVI

era inútil. no podría hacerlo. los segundos pasaban y yo no podía ni mear, ni siquiera cagar en esa situación. mi vientre estaba a punto de estallar pero la visión de mi Amo totalmente encuerado a mi lado impedía que pudiera hacerlo. su mano enguantada seguía en mi boca y sólo podía oler profundamente el cuero y ver el brillo de la luz sobre su camisa y pantalones negros. tenía ganas de llorar pero tampoco pude. comencé a respirar profundamente. los treinta segundos estaban a punto de terminar.
-Tres...dos....uno-oí que decía-¡cero!
en el segundo siguiente ocurrió todo. se puso delante mía, quitándome la mano de la boca y en una milésima se brazo derecho se levantó descargando una bofetada tan fuerte sobre mi cara que me tiró al suelo, chocando con los barrotes. antes de caer al suelo empezó a salir la orina mojándome todo el cuerpo con aquel líquido caliente que iba bajando por mis piernas. instintivamente levanté los brazos hasta la cara mientras me meaba encima, dejando un charco a mi alrededor. el tiempo pareció detenerse mientras lo que creía litros y litros salían de mi. yo gemía, aunque no sabía si por el dolor de la bofetada o por el dolor de la meada. todo me dolía. y allí, acurrucado en una esquina, mientras veía aumentar el charco, solo pude mirar hacia arriba con sorpresa, admiración y reverencia. extrañamente no lo odiaba, sólo podía admirarlo, venerarlo. algo estaba pasando en mi interior. nada de lo que El, hiciera me molestaba. si recibía aquel castigo era porque no había hecho bien, porque no había obedecido y me lo merecía. a mi mismo me sorprendió asentir eso ¿cómo había llegado hasta ese punto? ¿qué había pasado para que sintiera aquello? ¿cómo podía sentirme responsable? sólo se que ocurría, que allí estaba yo avergonzado por no haber obedecido tal y como mi Amo quería.
(continuará)

sábado, 18 de octubre de 2008

libros IV

Protocol handbook for the leather slave, robert j. rubel ph. d, pag 56
"mantener la palabra dada es un concepto central en la cultura leather. desde el principio de mi introducción en el mundo leather me sorprendió el grado de honestidad integridad y propósitos elevados que allí encontré. si un leatherman dice que algo se hará, puedes estar seguro de que será asi. si yo, como Amo, he dicho a alguien que llegaré a cierta hora, la tardanza de mi esclavo no será la causa de que llegue tarde a la cita. aunque nunca ha pasado, si mi esclavo no estuviera listo para salir a tiempo, saldría y dejaría a mi esclavo considerando las consecuencias."

jueves, 16 de octubre de 2008

minirelato XXII

veinte.... por levantar la voz; veintiuno.... por mirar mal; veintidos...... por contestar: veintitres.... por no obedecer. la espalda le ardía. estaba llorando. se agitaba. intentaba soltarse. pero había aprendido una cosa: no volvería a desobedecer a su AMO, veinticuatro.......

miércoles, 15 de octubre de 2008

algo de latex

el latex es el gran olvidado de este blog, junto con otras cosas, y no es porque no me guste, al contrario, me encanta. el brillo, el tacto, el olor.... aunque no llega al nivel del cuero, no deja de tener su morbo. si, además, como en este caso, se mezcla con el bondage, entonces lo tengo claro.


sin embargo últimamente lo del material ha pasado a un segundo plano. por supuesto que me sigue encantando el cuero y cuando mi AMO aparece con EL, yo , sencillamente, babeo. pero he descubierto que me pone no tanto el material, cuanto la relación; no tanto el cuero o el latex como la sumisión y el control que EL ejerce sobre mi. sentirme poseido, dominado, entrenado, domado, son sensaciones que no me puedo permitir en ningún otro entorno de mi vida, y que EL hace que viva plenamente. no me cansaré nunca de darle las gracias por eso una y otra vez. gracias.

martes, 14 de octubre de 2008

vocabulario II

sumisión.
(Del lat. submissĭo, -ōnis).
1. f. Sometimiento de alguien a otra u otras personas.
2. f. Sometimiento del juicio de alguien al de otra persona.
3. f. Acatamiento, subordinación manifiesta con palabras o acciones.
4. f. Der. Acto por el cual alguien se somete a otra jurisdicción, renunciando o perdiendo su domicilio y fuero.

lunes, 13 de octubre de 2008

En la moto de mi AMO XXV

cuando me despertó el ruido de la porra contra los barrotes, lo primero que sentí fue el escozor del culo y mis músculos completamente entumecidos. estaba agotado. no sabia cuánto tiempo había pasado. la luz seguía encendida y no había ventanas que sirvieran de referencia con el día y la noche. mis ojos me pesaba. no sabía si por falta de sueño o por el exceso. no sabía qué hora era, y, la verdad, tampoco sabía en qué día estaba..
mi Amo seguía moviendo la porra contra los barrotes produciendo ese ruido que me había despertado. más que levantarme me dejé caer al suelo, a cuatro patas, tal y como me había ordenado. no quería despertar su furia conmigo. iba a ser muy obediente. apenas tomé conciencia de mi cuerpo me di cuenta de que tenía ganas de ir la baño, y muchas ganas. El abrió la celda y entró. llevaba su uniforme completo de cuero: desde las botas hasta la gorra pasando por los guantes, pantalones, camisa...todo. lo primero que me llegó de El fue su olor a cuero que lo envolvía y lo precedía. casi inmediatamente noté como mi polla se iba poniendo dura y aumentaba la presión con mis ganas de orinar. es una situación muy difícil para mi porque no puedo orinar cuando la tengo dura pero es que al ponerme cachondo aumentan terriblemente mis ganas de hacerlo. instintivamente me mordí el labio inferior y EL se dio cuenta. se paró mientras venía hacia mí y en dos segundos se dio cuenta de la situación. pude percibir una ligera sonrisa en su labios.
-¡Levántate!-dijo- y siéntate en el retrete, quiero que hagas tus necesidades.....ahora.
me levanté y la erección se hizo evidente. me senté en el retrete como había ordenado pero mi polla apuntaba en otra dirección. si hubiese meado entonces habría creado un charco en medio de la celda.
-¡Mea!-dijo EL.
yo cerré los ojos e intenté concentrarme, dejar de pensar en El, dejar de olerlo.
-¡Abre los ojos!-dijo El. Definitivamente no iba a ser fácil aquello. los abrí. respiré profundamente e intenté pensar en otra cosa. la erección comenzó a bajar y entonces lo noté. su mano enguantada me estaba acariciando la nuca. inmediatamente la polla volvió a ponerse como el asta de una bandera.
comencé a jadear mientras intentaba pensar en otra cosa. El siguió y pasó por la mejilla hasta ponerlo justo delante de mi nariz. la siguiente inspiración de cuero hasta lo más profundo de mi cerebro. su otra mano entró en acción, esta vez acariciando mi pelo. yo tenía los dos brazos caídos a lo largo de mi cuerpo. instintivamente comencé a levantarlos para tocarle.
-Ni....se.....te.....ocurra-dijo alargando las palabras.
mis brazos quedaron congelados inmediatamente a los lados, mientras El ponía su mano sobre mi boca, justo debajo de mi nariz con lo que el olor ya no era en oleadas sino constante. mientras esto pasaba mi cuerpo de cintura para abajo estaba gritando.
había llegado ya a ese punto donde uno empieza a cerrar las piernas para evitar que la orina salga pero la erección, que ya alcanzaba 45 grados con respecto a mi abdomen, esa una especie de tapón que no me dejaba hacer nada. A la vez aquella situación tenía extrañamente cerrado mi culo, aunque tenía unas ganas enormes de cagar. todo aquello presionaba mi cerebro pero yo lo tenía bloqueado. el olor a cuero me había drogado y evitaba que en mi mundo existiera algo diferente a El.
-Quiero que mees-dijo-Tienes 30 segundos para hacerlo.
aquellas palabras parecieron despertarme de mi viaje. abrí los ojos desmesuradamente y lo miré mientras mi polla, completamente erecta, brillaba y temblaba de excitación, como intentado levantarse más y llegar a mi ombligo para golpearlo. estaba dura como pocas veces la había visto. gemí pero la mano seguía en mi boca. mis brazos parecía que no me pertenecían. aquella situación tan simple y estúpida se estaba convirtiendo en uno de los peores tormentos que nunca había pasado. estaba completamente inmovilizado, sólo mis ojos lo miraban a El, suplicantes. inmediatamente vi que estaba disfrutando y el tiempo pasaba. hice un esfuerzo e intenté mear. fue imposible. notaba como el tiempo pasaba y acepté mi destino: iba a fracasa. su mano seguí en mi boca con lo cual no solo olía su cuero sino que empecé a saborearlo. la otra mano no paraba de acariciarme, evitando que mi polla relajara la tensión.
(continuará) 

domingo, 12 de octubre de 2008

libros III

parece que la gente se anima más a participar. un lector del blog ha enviado este texto para publicarlo y con mucho gusto aquí lo pongo. gracias. 
se trata del prólogo de jean paulhan para el libro "historia de 0", escrito por pauline réage en 1954 y editado en español por ediciones quinteto (2005)

"Una singular revuelta ensangrentó, en el curso del año de 1838, la pacífica isla de Barbados. Unos doscientos negros, hombres y mujeres que recientemente habían sido manumitidos por las Ordenanzas de marzo, fueron una mañana a pedir a su antiguo amo, un tal Glenelg, que volviera a tomarlos como esclavos. Se dio lectura al pliego de reclamaciones, redactado por un pastor anabaptista que llevaban con ellos. Pero Glenelg, bien por timidez, por escrúpulo o, simplemenete, por temor a la ley, no se dejó convencer. En vista de lo cual, fue en un principio suavemente zarandeado y después asesinado con toda su familia por los negros, quienes, aquella misma noche, volvieron a sus chozas, dedicándose a sus charlas, sus trabajos y sus ritos habituales. El caso pudo sofocarse rápidamente gracias a los desvelos del governador Mac Gregor, y la liberación siguió su curso.El pliego de reclamaciones no pudo ser hallado."

sobre el concepto de verdad

la verdad es un concepto relativo, y más aún en la sociedad contemporánea. para algunos la verdad es aquello que nos viene dado por naturaleza, que llevamos inscrito en los genes. para otros la verdad es aquello que consigue presentarse de la forma más creíble. también existe una visión en la que la verdad sería la adecuación de nuestra percepción con la realidad. sin embargo basta un recorrido por el mundo actual para darnos cuenta de que no hay nada más ligero e inconsistente que la verdad. las noticias adquieren formas diferentes según el medio que las lance, los programas electorales están basados en falsedades y acaba votándose a aquel que creamos que menos nos miente, y constantemente nos engañan con una publicidad que nos presenta unas personas en un mundo irreal que no existe. la verdad se vuelve una cuestión de elección: qué canal leemos, que partido votamos, qué producto compramos....ante esta situación ¿dónde encuentra un esclavo su verdad? en su AMO. no ignoro que esto ataca directamente a las creencias que tenemos de la verdad como un valor supremo ante el que todo lo demás debe subordinarse. mentira. en este mundo posmoderno y relativo, la verdad está de capa caída, y si es así, ¿por qué no poner la verdad en un AMO, en alguien que te cuida,  protege y educa? en una relación D/s el AMO es quien establece las normas y quien dice qué es verdad y qué no. porque el acceso a la realidad de un esclavo es su AMO, en eso consiste la subordinación, en eso consiste la sumisión, en eso consiste ser un esclavo.

sábado, 11 de octubre de 2008

...y aún más botas....






viernes, 10 de octubre de 2008

cartas a mi AMO XI

con humildad AMO. nadie puede decirme lo que soy. un amo puede ayudarme a descubrirlo, y sin duda a El le corresponde el refrendar esos descubrimientos; sin el reconocimiento de un AMO todo este trabajo de búsqueda interior no sirve de nada. aún así es el sumiso el que debe lanzarse a lo más profundo de su ser y enfrentarse consigo mismo proque lo que nos asusta es llamar a las cosas por su nombre. a mi me asustaba llamarme escalvo por las repercusiones que esa palabra tenía y lo que significaba, y significaba reconocerse como tal. descubrí que me hacía falta alguien que me diera la suficiente confianza en mí mismo como par poder llamarme a mi mismo de esa forma. cuando lo conseguí y Usted asintió con la cabeza, metafóricamente hablando, y no tan metafóricamente, fue liberador. sin embargo no fue suficiente. no fue suficiente reconocerme esclavo y sentirme su propiedad. necesitaba más y enconces comenzó otra búsqueda de descubrimiento y apareció la figura del perro. Usted ya lo había nombrado anteriormente: una mascota, con todas las cualidades de los perros, amaestrado, adiestrdo, obediente, fiel. un esclavo sigue siendo un humano, propiedad de otro humano, es cierto, pero humano al fin y al cabo. intuyo que Usted no quiere un animal, no queire algo que no pueda hablar o pensar. quiere alguien que pueda conversar con Usted pero con las cualidades y las capacidades de una mascota. perro está entendido como más sumisión, más fidelidad, más obediencia, ménos libertad, mayor devoción, mayor respeto, mayor integridad. y este camino me gusta, me toca profundamente. deseo ser su perro, AMO, y seguir profundizando en mi interior para llegar a ser lo que Usted desea que sea, que en el fondo no soy sino yo mismo.

jueves, 9 de octubre de 2008

minirelato XXI

veía a los dos hombres hablando mientras movía las manos esposadas. la capucha de cuero le apretaba la cabeza y no le dejaba respirar en aquel ambiente tan cargado. la luz apenas le dejó ver el intercambio de billetes. cuando uno de ellos tiró de la cadena, llevándolo al interior, sólo pudo volverse para mirar a su Amo que lo observaba con los brazos cruzados y cara de satisfacción.

miércoles, 8 de octubre de 2008

botas, botas y botas



martes, 7 de octubre de 2008

Vocabulario I

empezamos una nueva sección, vocabulario. no pretende ser como otros blogs y páginas donde se hace un recorrido a la terminología bdsm. lo que se pretende aquí es poner palabras que están en el diccionario de la real academia pero que tienen aplicación en el bdsm. la definición, por tanto, esta cogida de la institución que fija, limpia y da esplendor.

dominación.
(Del lat. dominatĭo, -ōnis).
1. f. Acción y efecto de dominar.
2. f. Señorío o imperio que tiene sobre un territorio quien ejerce la soberanía.
3. f. Mil. Monte, colina o lugar alto que domina una plaza y desde el cual puede batirla o hacerle daño el enemigo.
4. f. pl. Rel. En la teología tradicional, espíritus bienaventurados que componen el cuarto coro angélico.

dominar.
(Del lat. domināre).
1. tr. Tener dominio sobre algo o alguien.
2. tr. Sujetar, contener, reprimir.
3. tr. Conocer bien una ciencia, un arte, un idioma, etc.
4. tr. Divisar una extensión considerable de terreno desde una altura.
5. intr. Dicho de un monte, de un edificio, etc.: Sobresalir entre otros, ser más alto que ellos. U. t. c. tr.
6. intr. Dicho de una cosa: Predominar entre otras. Dominan los tonos claros sobre los oscuros. U. t. c. tr.
7. prnl. Reprimirse, ejercer dominio sobre sí mismo.

lunes, 6 de octubre de 2008

En la moto de mi AMO XXIV

el camino duró poco, o al menos eso me pareció porque lo recorrí nuevamente con los ojos tapados, sentado en la moto de mi AMO, únicamente sujeto a su cuerpo a su cuerpo, apretado, temiendo caerme o sencillamente temiendo dejar de estar a su lado. cuando al final me quitó el casco con la visera oscurecida aquello me resultó familiar, estaba nuevamente en casa de mi AMO. había vuelto a su garaje, donde todo comenzó. sujetándome por el collar me llevó hasta la puerta que llevaba al sótano de la casa. allí estaba la mazmorra. entramos. las paredes cubiertas de ladrillo le daba un aspecto antiguo. las pequeñas ventanas habían sido selladas. era más espaciosa de lo que recordaba y muy bien pertrechada. en las paredes colgaban látigos, mordazas, capuchas, esposas y todo el material necesario para dominar a un buen grupo de esclavos. en un extremo había un armario grande donde tenía la ropa de cuero y en una esquina algo nuevo. había una celda, hecha de barrotes, una copia de la de las cárceles con un camastro y un pequeño retrete.
EL me dejó mirar todo aquello, hacer un recorrido visual observando cada detalle.
-Esta va a ser tu casa los próximos dos meses así que acostúmbrate.
no había terminado de hablar cuando me volví hacia EL con cara de asombro, tirando a espanto. ¿allí? ¿dos meses? antes de reaccionar me sujetó el collar y tiró de mi. en tres zancadas llegamos a la celda, abrió la puerta y me tiró dentro, ayudado por el impulso que llevaba. llegué hasta la pared y cuando me dí cuenta había cerrado ya la puerta.
-Esto no es un juego. eres mio, aunque no lo sepas, lo eres. aún tengo que domarte. esto no ha hecho más que empezar ¡quítate la ropa!.
obedecí hasta volver a quedar desnudo.
Dámela!-dijo
se la pasé a través de las rejas y se marchó, cerrando la puerta. la luz había quedado encendida. miré alrededor. vi el sling, una cama de bondage, cadenas colgando del techo y el enorme surtido de artefactos que había allí. luego revisé mi celda. tendría apenas tres por tres. lo se porque la cama casi llegaba de pared a la reja y era de dos metros. el retrete parecía mi mesa de noche. la cama era realmente un catre de mampostería con una delgada colchoneta encima. no había ninguna manta ni nada con lo que cubrirse así que pasaría frío. me senté y respiré. en cuanto mi culo tocó el catre me invadieron las sensaciones. no me había dado cuenta de que lo tenía rojo y que el butt-plug había hecho su tarea muy bien. al final estaba allí -pensé- y ahora ¿qué?. de pronto me inundó un tremendo cansancio y me recosté. antes de que pudiera decir nada ya estaba dormido.
la sirena me despertó espantado. era un ruido chillón, escandaloso, que se metía por dentro. de un salto me puse de pie gritando y entones lo vi delante d ella puerta d ella celda. me costó unos segundos darme cuenta de donde estaba y quien era EL. la única luz que se veía era la que producía la bombilla. ¿había estado todo este tiempo encendida? me di cuenta que llevaba bastante tiempo sin ver la luz del sol. había perdido la noción del tiempo. ¿era de día o de noche? ¿había terminado ya el fin de semana? ¿qué día era? desde el viernes que me secuestraron podían haber pasado semanas, dos días o cinco. no lo sabía, estaba completamente desorientado.
un golpe en los barrotes volvió a centrarme en EL. estaba allí, con un pantalón vaquero, camiseta negra y botas. en la mano tenía un cuenco de perro con papilla.
-Tu comida-dijo- A cuatro patas, perro.
por supuesto inmediatamente me puse. EL se agachó y abrió una pequeña portezuela en la reja por donde pasaba justo el cuenco de comida. lo dejó allí y cerró. se levantó y esperó. realmente fue entonces cuando me di cuenta de lo hambriento que estaba. me acerqué y metí la cabeza en el cacharro comiéndome la papilla que sabía a cereales. me recordó aquello que mis captores me habían obligado a comer a través de la mordaza. seguí comiendo hasta que hube terminado con todo lo que había allí. cuando hube terminado el cacharro quedé allí a cuatro patas, a la espera. EL sacó el vol de la celda y puso uno con agua. probé algo y luego me quedé allí.
-Mientras estés ahí dentro, cada vez que aparezca te pondrás como estás ahora, a cuatro patas, ¿entendido?
-si, AMO-contesté yo.
-No hablarás hasta que te de permiso expreso para ello. Tampoco te levantarás hasta que yo lo decida. dormirás cuando tengas sueño, pero te levantarás cuando lo desee. has dejado de ser dueño de tu cuerpo que ahora es mio así que tampoco harás tus necesidades sin permiso. ¿entendido?
-si AMO- volví a contestar.
-Ahora, siéntate y caga y mea-obedecí y me senté. sin embargo no tenía ganas y aunque conseguí orinar no pude cagar.
cuando pasaron unos minutos me dijo.
-Levántate y límpiate.- así lo hice.-Acércate a la reja y pasa los brazos por fuera hacia mi. Ahora cierra los puños.
cuando obedecí procedió a ponerme una especie de bolsas en los puños. eran de cuero y se cerraban con unas muñequeras con candado. cuando terminó tenía las manos completamente inutilizadas.
entonces abrió la puerta y me sacó. yo caminaba con la cabeza agachada, mirando sus botas tal y como me había ordenado. me llevó hasta un potro que había allí y me tumbó boca abajo, sujetó las muñequeras a unas argollas y los pies a unas anillas en el suelo de forma que mi culo quedaba expuesto. parecía que lo tenía calculado porque mi boca quedaba justamente a la altura de su polla, lo cual significaba que mi culo también. efectivamente, cuando hubo tensado las ataduras de forma que no me pude mover. se fue por detrás. le perdí de vista pero sentí algo frío en mi culo y lo siguiente su polla abriéndose paso de forma brutal, sin compasión. casi sin pretenderlo grité de dolor. fue un grito claro, alto, sin ninguna duda. luego me quedé sin aliento un segundo y su siguiente embestida fue otro grito.
-¡Grita perro, nadie te oye, y nadie te va a ayudar!-dijo EL jadeante mientras seguía follándome.
y seguí gritando mientras me follaba una y otra vez hasta que se corrió y cayó encima mía. había durado unos minutos escasos, pero estaba sudando y tenía el culo dolorido. dio la vuelta y se puso delante mía. volvió a levantarme la barbilla y nos encontramos. yo jadeaba y algunas lágrimas caían por mis mejillas. El sonreía y se notaban algunas cosas de sudor en la frente.
no la vi venir, solo noté el impacto de la hostia cuando llegó y mi cara se movió hacia un lado impulsada por la fuerza de la mano. Lo siguiente fue el calor que inundó ese lado de la cara. apreté los labios y bajé la cabeza. entonces me acarició y me dio dos golpecitos. EL salió dejándome allí.
la escena se repitió tres veces más en un periodo de tiempo que no podía precisar: ¿tres horas?, ¿seis?, ¿todo un día? lo único que se es que cuando me desató y me llevó de vuelta a mi celda mi culo ardía y caí redondo en el catre mientras la bombilla seguía encendida.
(continuará.)

sábado, 4 de octubre de 2008

libros II

"El quinto día" de frank schatzing. pag 653
"anawak imprimió el texto e intentó encontrar más artículos sobre aquel hecho. estaba tan enfrascado en su trabajo que casi no oyó que se abría la puerta de la estación. sólo cuando su campo visual se oscureció alzó la mirada y vio un abdomen musculoso y un pecho desnudo y peludo bajo una chaqueta de cuero abierta (...) las prendas de cuero que cubrían su cuerpo musculoso seguían tan grasientas y gastadas como siempre. se había recogido la larga cabellera en una espléndida trenza. sus ojos y sus dientes relucían. anawak no había visto al mestizo desde hacía varios días y, como le había sucedido con todo su entorno, también e él lo percibió con otros ojos. sintió la fuerza del gigante, su irradiación, su encanto natural".

jueves, 2 de octubre de 2008

minirelato XX

las ataduras y el potro le mantenían las extremidades extendidas y el culo abierto y levantado. la mordaza inmovilizaba la lengua en la boca. las gotas de sudor caían por todo su cuerpo. la polla se fue abriendo paso con dolor hasta el fondo. era el décimo que lo  hacía.había dejado de gritar y gemir con el cuarto.

miércoles, 1 de octubre de 2008

cartas a mi AMO X

no soy su novio, ni su amante. no porque no pueda serlo, sino porque no expresan estas palabras la adecuada relación que mantengo con Usted. yo soy su esclavo. soy una propiedad que le pertenece y eso, hasta cierto punto, es incompatible con ser su novio, su amante, o su pareja. esto no significa en absoluto que disminuya mi veneración, devoción o amor por Usted, al contrario. creo que a veces convertir una relación D/s en una relación de pareja la vicia demasiado. Usted me recuerda a menudo que esto no es un juego, y no lo es, y por eso me lo tomo en serio y llamo a casa cosa por su nombre, AMO. soy su esclavo, y eso abre una serie de puertas que estarían cerradas si fuera su novio, su amante o su pareja.

martes, 30 de septiembre de 2008

sencillamente perfecto

esta imagen es, sencillamente, perfecta. no hay nada que hablar, no hay nada que hacer, solo inclinarse ante el AMO a quien sirves, a quien obedeces, a quien perteneces. sencillamente perfecto.

lunes, 29 de septiembre de 2008

En la moto de mi AMO XXIII

cuando aquello terminó poco a poco fui volviendo a tomar conciencia de mi cuerpo y, a pesar de todo, el dolor volvió y se hizo insoportable.. al terminar los azotes parecía que mi cuerpo y el dolor se había vuelto a separar y que ya nada podría evitar que sintiera. mi AMO me desató y caí al suelo agotado y encogido, como si hubiera vuelto al útero materno. estaba completamente agotado y seguía sin oír absolutamente nada. el silencio se había vuelto parte de mi y allí me quedé un buen rato, a los pies de las botas de mi AMO, con los ojos cerrados mientras supuse me miraba desde arriba. mantuve los ojos cerrados un rato, aislado completamente del exterior. los abrí y sólo veía las botas de mi AMO delante mía. seguía allí inmóvil toda la espalda me palpitaba enviando distintas aleadas de dolor a mi cerebro.
EL se inclinó y me ayudó a levantarme. quería haber podido decirle algo, pero no podía. me sentía completamente vacío, pero a la vez relajado, como si no me preocupara nada. me levantó la cara hasta poder mirarme fijamente a los ojos. descubrí que le gustaba hacerlo bastante y que era una forma de hacerme suyo, igual que follándome. estuvo así unos segundo y luego empezó a hacer algo detrás de mi cabeza. noté que la presión de la capucha disminuía . me la estaba desabrochando. primero soltó la cremallera y luego, con rápidos movimientos deshizo los nudos. por segundo noté como la presión disminuía hasta que me la sacó. estaba completamente chorreando, supongo que por una combinación de sudor y lágrimas. note´que era de cuero muy gordo y brillante y estaba reforzada en varios lugares, hasta que no me la quitó no me dí cuenta de lo fuertemente que había estado alrededor de mi cabeza. noté como el aire volvía a mis mejillas y me hacía sentirlas de nuevo, refrescándolas. las gotas de sudor me caían por toda la cara.
entonces con ambas manos sacó de mis oídos los tapones que me habían sumido en el silencio. el aire volvió a entrar y noté el frescor al tiempo que llegaron algunos sonidos: el cuero al moverse, la respiración, las cadenas al chocar. me sentí extraño, como si hubiera estado en un sueño y mi AMO me estuviera devolviendo a la realidad.
acto seguido mi AMO me cogió por el cuello y obligó a doblarme. deduje que le tocaba el turno al butt plug. primero lo tanteó hasta hacerse con la base. luego lo movió ligeramente produciéndose algunos gemidos por mi parte. luego tiró de él y lo sacó sin piedad. aquello me cogió por sorpresa y no pude evitar el grito de dolor ni que mis piernas se rindieran y cayera al suelo encogido y gimiendo.
-tranquilo, perro, tranquilo. eso sólo es el principio-dijo EL, mientras se agachaba a mi lado y me daba palmaditas.
me ayudó a levantarme y, por fin, comenzó a quitarme la mordaza. tardó un poco, tiempo que a mi me pareció una eternidad porque tenía miedo de que el temblor que sentía en la piernas acabara provocando una nueva caída. cuando al final consiguió sacar la mordaza, las comisuras de mis laboras temblaron ligeramente mientras yo notaba una sequedad creciente en la boca. mi AMO me sujetó y me besó profundamente, metiendo su lengua en mi boca y recorriéndola completamente. yo cerré los ojos y me entregué. ya casi no sentía nada, era una especie de muñeco en sus manos.
cuando se separó de mi me miró, sonrió y dijo.
-ya está bien, nos vamos.
yo sólo llevaba puesto el collar y no tenía ni idea de donde estaba. EL sacó una cadena, la sujetó al collar y me llevó hasta una puerta que estaba en una esquina. la abrió y me metió dentro. allí, perfectamente doblado había un jostrap, una camiseta negra y un pantalón y, colgado del techo, una chupa; todo, salvo la camiseta, de cuero negro. a un lado había un par de botas de motero. con gran esfuerzo me fui poniendo todo. levantar las piernas para meterlas en los pantalones requería para mi un enorme esfuerzo. me sentía como si me hubiesen pegado una paliza. entonces pensé que realmente me la habían dado.
(continuará)

domingo, 28 de septiembre de 2008

nueva sección: libros

comenzamos una nueva  sección. es sorprendente la cantidad de referencias al mundo bdsm que hay en libros, revistas, publicidad.... nuestra vida cotidiana está llena de ellas. con esta nueva sección, "libros", pretendemos caer en la cuenta de esas referencias.

"El quinto día" de frank schatzing. pag 96.
"volvió la cabeza y vio a su lado un par de botas de cowboy bordadas. anawak se incorporó y observó al recién llegado. jack greywolf parecía salido de una película del oeste moderna. su figura hercúlea, musculosa, estaba enfundada en un grasiento traje de cuero. adornos indios se balanceaban sobre su ancho pecho. bajo el sombrero adornado con plumas, el pelo negro sedoso y brillante le caía sobre los hombros y la espalda"

sábado, 27 de septiembre de 2008

¿nace o se hace?

me pasa lo mismo cada periodo de vacaciones, el hecho de no tener horarios me destartala un poco, me siento como perdido, sin saber qué hacer o cómo organizarme. no quisiera parecer cuadriculado pero una vida organizada, muy organizada es mi ideal. considero que es otro rasgo que puede ser interpretado como una inclinación a la sumisión o no.sigo dándole vueltas a si soy un sumiso de nacimiento o me he hecho así. partiendo de la base de que en el fondo no importa mucho porque lo importante es lo que llegue a ser ahora, estoy interpretando acontecimientos de mi infancia y mi pasado desde esta perspectiva. siempre he sido y me han recordado como un niño muy servicial, siempre dispuesto a hacer un favor. incluso de pequeño me llamaban tonto porque me engañaban y era "muy bueno". es muy conocida esta frase de "es tan bueno que es tonto". esto no es determinante para llegar a un juicio sobre si nací sumiso o me he convertido en sumiso por los avatares de la vida. ¿en el fondo importa? imagino que la respuesta está, como decía artistóteles, en el justo medio. posiblemente tuviera una predisposición innata, que se fue desarrollando por las circunstancias de mi historia personal hasta la situación actual, que no es otra que la de encarnar un esclavo de la mejor forma posible. esa es mi tarea ahora, AMO, en ella estoy comprometido, pero no es una tarea cualquiera, no deseo ser un esclavo asépticamente. deseo convertirme en SU esclavo. mi aprendizaje, y ahí encajo eso de que todo esclavo, incluso los más experimentados, tienen que ser entrenados, es aprender a servirle a Usted y no a otro, a hacer lo que Usted desea, lo que le hace feliz, lo que le da placer. poco a poco voy aprendiendo cosas, acciones, palabras, gestos, que antes no conocía y que voy introduciendo para configurarme como el esclavo que Usted desee. ni siquiera el ser esclavo es mérito mio, sea natural o aprendido. ser esclavo siempre es mérito del AMO, por eso, en el mundo bdsm el esclavo encarna y lleva en cierta medida el honor de su AMO.eres como te adiestraron y si fallas en algo eso hablará de ti, pero también hablará de tu AMO. esto es válido tanto para lo bueno como para lo malo. y es otro vínculo que mantiene unidos a los dos delante de otros amos y otros esclavos. no sé si se me permite sentir orgullo, pero estoy orgulloso y muy honrado de ser su esclavo. AMO.

jueves, 25 de septiembre de 2008

minirelato XIX

habían acordado el precio: 30 euros. el cliente se había empeñado en ir a su casa. lo de hacerlo en el sótano le resultó extraño, pero accedió. el trapo en su nariz y su boca lo cogió desprevenido. cuando el último ladrillo ocupó su lugar y fue cubierto con cemento le cubrió la oscuridad. entonces supo que había cometido un error.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

...más cuero aún....



lunes, 22 de septiembre de 2008

En la moto de mi AMO XXII

no sabía lo que había pasado, cuándo el comprado se había ido dejando sitio a mi AMO o cuándo las caricias de uno se transformaron en las caricias del otro. sólo sabía que estaba allí y que había cambiado. me había reencontrado con mi AMO y sabía que había dejado atrás mi vida anterior. ya no existía nada. no tenía casa; mis amigos no volverían a saber de mi, ni mis familiares. aquello había terminado. ahora era un esclavo, SU esclavo.
parecía que El pudiera leer mis pensamientos porque me acarició la cara con su mano enguantada, como cuando se acaricia a un perro cuando ha hecho algo bien. luego, en un movimiento muy rápido, me levantó y me dio una de las bofetadas más fuertes que me han dado nunca. mordí la mordaza y mi cabeza se giró por el impulso. sin embargo inmediatamente volví a mirarle fijamente, no de forma rebelde o soberbia sino con orgullo y honor, diciéndole que estaba dispuesto a recibir todo lo que quisiera darme. EL pareció entenderlo así porque sonrió y volvió a apretarme los pezones hasta que me ardieron.
entonces desapareció de mi vista y al regresar llevaba una fusta plana, parecida a un matamoscas. con ella empezó a recorrerme el pecho, poco a poco. al principio los golpes eran suaves, pero repetitivos y constantes. fue cambiando del pecho izquierdo al derecho y luego al abdomen, para bajar finalmente a los muslos. no podía calcular el tiempo pero cada vez los golpes se hacían más intensos y secos y el dolor iba haciéndose más agudo, especialmente cuando dejaba de golpear una parte y comenzaba con otra. parecía como si al dejar de golpear apareciera toda la sangre y eso aumentara la sensibilidad y la sensación de dolor.al principio intentaba mantenerme erguido y mirar de frente el dolor. me concentraba en la respiración que intentaba compensar lo que sentía, pero llegó un momento en que no pude y en vez de asumir e integrar el dolor quise huir de él. comencé a respirar agitadamente y a revolverme para intentar soltarme de las ataduras, pero no podía. mi AMO seguía golpeando y yo comencé a gritar. era consciente de que estaba perdiendo la dignidad frente a EL. "tienes que aguantar", me decía a mi mismo, pero no conseguía que mi cuerpo me obedeciera. de los gritos pasé a las súplicas pero los gruñidos eran los mismos, no había diferencia.entonces comenzó a golpear la espalda. imaginaba todo el cuerpo colorado por los golpes de la fusta: muslos, pecho y ahora espalda. intentaba recomponerme, volver a concentrarme en la respiración, en el aire entrando y saliendo de mis pulmones pero el siguiente golpe echaba por tierra todos mis esfuerzos. buscaba desesperadamente una forma de salir de allí. fue en ese momento cuando me vino la respuesta. no hay que huir, no se puede huir, EL no quiere que huya. no puedo huir del dolor, tengo que aceptarlo, que asumirlo, que hacerlo mio. cerré los ojos y me concentré en cómo recorría mi cuerpo, en como hacia sentir partes de mi que estaban muertas. cada golpe con la fusta era una llamada de atención sobre un lugar que no conocía. el tiempo pareció detenerse y el escozor de la piel colorada eran como oleadas que me inundaban, como las ondas, que se extienden al tirar una piedra en un líquido. de pronto noté cómo mi respiración se sosegaba y se hacía más profunda. no existía nada, sino mi cuerpo y yo. nunca había estado tan concentrado en nada como en ese momento. el dolor fue desapareciendo, mis brazos entumecidos dejaron de estar allí, incluso el plug pareció formar parte de mi cuerpo. los golpes seguían pero no los notaba; estaba en medio de una extraña paz. levanté la barbilla y abrí los ojos. disfruté de ese momento que no tengo ni idea de cuánto duró.

(continuará)

sábado, 20 de septiembre de 2008

la confianza

a vista es el sentido central en el mundo occidental. nuestra mayor aspiración es ver a dios. sin embargo en otras culturas es el oído, o el olfato el que toma la preeminencia.es precisamente por esta la razón por la que esta foto está aquí. porque un esclavo debe también aprender a mirar, con los ojos de su AMO. en nuestra sociedad los ojos son el vínculo con la realidad, con el mundo exterior, por eso deben ser educados para verla como la ve el AMO. sólo contemplando la realidad así podremos llegar a servirle como se merece. es un problema de percepción, pero la verdad, en cualquiera de sus formas, no deja de ser eso precisamente, un problema de percepción. un esclavo ha renunciado a la verdad, porque la única verdad posible es la que su AMO ofrece.

jueves, 18 de septiembre de 2008

dog training








miércoles, 17 de septiembre de 2008

...a mis pies, perro







lunes, 15 de septiembre de 2008

En la moto de mi AMO XXI

no quería seguir adelante con aquello así que me resistí. no quería irme con ese tío que parecía haberme ganado en una subasta. comencé a resistirme, luché, ofrecí resistencia. el amo que me llevaba por la correa se sorprendió por la repentina oposición. tiró dos veces de la cadena pero yo seguí luchando. entonces se acercó recogiendo la cadena hasta tenerme muy cerca y, sin previo aviso, me dio un puñetazo en el estómago. De pronto me quedé sin aire. no podía respirar y mis pies flaquearon. caí de rodillas. comprendí que aquello iba a ser muy duro y que el amo quería aprovechar su inversión. iba a hacer buen uso de su propiedad.
me llevó arrastrando por un pasillo oscuro, donde se vislumbraban algunas siluetas que nos miraban. yo caminaba como podía, doblado aún por el dolor del puñetazo. llegamos hasta una puerta que abrí de golpe, entrando en una habitación amplia iluminada tenuemente con una bombilla que colgaba del techo. al lado de la bombilla también colgaba un cadena, y al final de ésta, unas esposas de cuero.
mi nuevo amo, si se puede llamar así, cerró la puerta tras nosotros, aunque no oía absolutamente nada. comencé a pensar rápidamente. si quería colgarme tendría que desatarme y entonces tendría una oportunidad. yo no me había entregado a este amo, y no quería estar allí, note´como el corazón eme empezaba a latir más deprisa. estaba en tensión esperando el momento. él se colocó delante, me miró directamente a los ojos y sonrió maliciosamente. entonces, con la rapidez de un rayo, dos fortísimos puñetazos me golpearon el estómago. perdí el equilibrio y caí a la vez que comenzaba a faltarme el aire. no podía respirar y un dolor intenso me recorrió, casi perdí el sentido. con una habilidad asombrosa me quitó las esposas, me puso los brazos por delante y me enganchó las esposas de cuero que había bajado del techo sin que me diera cuenta. en segundos mi plan se fue a la mierda porque tiró de una polea y, aún sin haber recobrado completamente el aliento, me levantó quedando colgado de los brazos. tiró más, hasta que mis pies se levantaron un poco del suelo, quedándome de puntillas. inmediatamente vinieron a mi mente experiencias anteriores y pensé que me iba a azotar. sin embargo sus planes eran otros. de una especie de armario sacó un palo de metro y medio que tenía unas correas de cuero que ató a mis tobillos. jugando con la polea consiguió que mis pies apenas rozaran el suelo pero estuvieran abiertos; al menos lo suficientemente abiertos como para que mi culo quedara expuesto. yo hacía enormes esfuerzos por mantener el equilibrio e intentar compensar la presión que mi peso ejercía sobre mis muñecas y brazos.
acto seguido me quitó el collar que llevaba puesto y me colocó uno más ancho, parecido a un collarín que impedía que moviera la cabeza hacia los lados. quedé por tanto mirando al frente e intentando captar algo de lo que pasaba a mis espaldas por el rabillo del ojo, pero no lo conseguía.
ya me había acostumbrado al mundo de silencio al que me habían desterrado. era como ser sordo. las cosas pasaban y podía verlas pero carentes de todo sonido. y si las cosas pasaban fuera de mi campo de visión, sencillamente no existían.entonces sentí algo frío en mi culo, justo en el orificio, algo que intentaban introducir en mi. me resistí, apretando todo lo que pude y me agité intentando luchar pero estaba inmovilizado y no podía evitarlo. poco a poco fue entrando, era algo duro, un butt plug posiblemente. inexorablemente iba dilatando mi ano y entrando en mi. 
pronto volví a sentir esa combinación tan particular de placer y dolor, pero sentí algo más extraño. en las últimas tres semanas me había visto en situaciones tan humillantes que aquello no me avergonzó. estaba atado y amordazado desnudo delante de un desconocido que me había adquirido en una subasta pública y me estaba metiendo un dildo por el culo y no sentía vergüenza. mis últimas experiencias estaban destrozando mi formación católico burguesa y estaban haciendo nacer en mi sentimientos e ideas nuevas, antes desconocidas completamente para mi.
el sudor ya corría por mi espalda y el esfuerzo por tragarme el jodido plug me estaba agotando. pero entonces noté como se estrechaba y mi ano se cerraba apretando la parte más estrecha, quedando todo firmemente ajustado. en ese momento también algo se rompió en mi interior. no se como explicarlo. no sé si fue una sensación de abandono, una capitulación, una rendición o, sencillamente dejar de luchar. lo único que se es que en aquel momento, en aquella postura, con aquel desconocido, y con un plug en el culo, comprendí que no volvería a mi vida pasada. que había aceptado ser un esclavo y que no dejaría de serlo nunca, en parte porque no me dejarían ir, y en parte porque no hubiese querido irme. aquel era mi sitio.
inmediatamente mi cuerpo se relajó. el Amo lo tuvo que notar porque sentí su mano en la espalda. comenzó a acariciarme, a recorrer mi espalda, hasta mi culo, que golpeó ligeramente con dos nalgadas. luego los muslos. aquello resultaba muy placentero. acto seguido me abrazó por detrás. su cuero contra mi piel, su polla erecta enfundada en los negros pantalones contra mi culo invadido y dilatado. sus guantes por mis pezones y luego sujetando mi polla endurecida. yo ya no estaba allí, mi mente estaba en un estado de completa relajación . me dejaría llevar. obedecería lo que me dijera, me sometería, sería obediente. cerré los ojos y dejé que las caricias me inundaran, que recorrieran mi cuerpo. mi polla se empinó aún más. El fue dando la vuelta hasta que lo sentí enfrente mia. me sujetó la barbilla con una mano y la movió un poco. abrí los ojos y allí estaba mi AMO, mirándome fijamente, imponente, seguro, autoritario. debí ver la alegría en mis ojos. intenté hablar pero no pude. entonces EL se acercó a mi y me besó a través de la capucha de cuero. a pesar de la mordaza sentí sus labios y entonces confirmé lo que había descubierto: que le pertenecía, que lo veneraba y que haría sin rechistar todo lo que me pidiese... cualquier cosa.
(continuará)

domingo, 14 de septiembre de 2008

el orgullo

en una relación D/s sólo hay un orgullo, el del AMO, que lo siente porque su esclavo se comporta, siente y piensa como El quiere que se comporte, sienta y piense. siempre tengo presente una idea: en un lugar público donde la relación es explícita, un bar, un encuentro leather, etc.; el comportamiento del esclavo dice más de su AMO que de él mismo. un esclavo puede avergonzar a su AMO, o puede enorgullecerlo. es otra de esas situaciones donde ser puede observar claramente la dependencia de las relaciones bdsm
además de este orgullo como movimiento exterior, está el orgullo interno, ese sentimiento, creado por el ego para mantener la distancia y la superioridad. el orgullo ayuda a sentirse distinto, diferente de los otros. es el alimento del egoísmo y lleva al conflicto y la separación. el orgullo produce una fantasía: que eres superior a los otros, porque eres único, eres especial, y eso te convierte en el mejor. este camino llevar a creer que mereces todo, no porque te lo hayas ganado, sino porque eres otro distinto a los demás y eres superior.
el bdsm plantea otro camino para el sumiso: no eres distinto, no eres especial por naturaleza. tu trabajo consiste en salvar esa distancia y es diferencia que te separa de tu AMO, y no eres superior porque estás sometido a El, a sus órdenes, a su voluntad. como en casi todas las cosas importantes de la vida se produce una paradoja porque, si lo consigues puedes volver a sentir orgullo pero no es un orgullo que lleva al egoísmo, sino precisamente a la fusión con otro ser humano.
con el AMO se produce algo parecido, pero en otra dirección. mi AMO me dijo la semana pasada: no dejaré que nada malo te ocurra. aquello me desbordó. no puede garantizar que no me coja un coche, o que tenga una enfermedad, pero me garantizaba que iba a estar ahí, que cuidaría de mi, que me modelaría para ser cada vez mejor esclavo. y de ahí su orgullo, puede sentirse orgullosos del trabajo realizado y de que sostiene a otro ser humano que está sometido a El. cada vez pienso más que esto es una especie de simbiosis íntima y profunda, muy profunda.
en una relación D/s el orgullo no aparece al principio, como deseo de dominar, sino al final, como fruto de haber dominado, y donde ambos, los dos, han puesto en juego gran parte de su vida.

sábado, 13 de septiembre de 2008

entre leathermen anda el juego 2







  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP