martes, 31 de julio de 2007

revitalizar

esta palabra, revitalizar, tal vez suene extraña en verano, cuando todo el mundo está relajado y el calor reduce la actividad. sin embargo en mi caso la aumentará, o al menos eso espero. en los últimos meses ha habido un descenso de actividad en el diario. el motivo ha sido el mismo de siempre: el trabajo. para nada el diario está muerto, ni dormido.
nada mejor para revitalizarlo que un relato de la última sesión con mi Amo. fue increíblemente excitante y, aunque parece un relato inventado, fue absolutamente real. tuvo lugar el 16 de junio y cuando pase algún tiempo, será archivada en esa fecha. sí, sé que he tardado un poco en colgarla pero mi AMO lo ha comprendido y Su Criterio es el único que importa aquí.
animo a todos a hacer cualquier tipo de comentario. es de agradecer y me anima a seguir adelante.
si alguno tiene algo que quisiera colgar o alguna petición que hacer o cualquier otra cosa el correo del diario es: diariodeunesclavo@gmail.com

lunes, 16 de julio de 2007

Conociendo el Basement

me había avisado que venía con unos amigos y que iba a quedarse en el Basement., un complejo leather situado justo frente al yumbo. quedamos a las 4 de la tarde. mientras conducía rumbo al sur me notaba algo nervioso así que hice un esfuerzo por no alterarme. cuando llegué aparqué en la calle de atrás, donde siempre suele haber aparcamiento y por donde el complejo tiene una de sus entradas. le di un toque al móvil, como habíamos acordado, y esperé. hacía calor y estaba nervioso por volverlo a ver. cuando salió me impacté. vestía polo verde, pantalón vaquero y sus botas negras. me acerqué a El y antes de que pudiera decir nada me arrodillé y lamí sus botas.allí, en medio de la calle, comencé nuestro encuentro mostrándole mi sumisión. le miré y me hizo un gesto para que me levantara. cogimos el coche y fuimos hasta el Citta. hablamos por el camino de muchas cosas, poniéndonos al día. yo no puedo abandonar, como siempre, el tratamiento de Usted. es algo que me sale sin pensarlo siquiera, algo superior a mi.llegamos al café París y pedimos un café cada uno. mi expresión corporal era de sumisión: vista baja, hombros hacia delante. había poca gente y no se si alguno se dio cuenta de lo que estaba pasando. esto fue algo que se repetiría mucho durante el día. hablamos de nuestro último encuentro y de lo que que había pasado desde entonces. cuando terminamos fui a pagar y nos marchamos. Paseamos un poco por la planta sótano, un lugar desangelado y casi abandonado pero que se está convirtiendo en el heredero del Yumbo. hay una sauna y algunos bares nuevos, gays todos ellos. nos paramos en lo que parecía un almacén de una tienda del piso superior. tenía una de las mejores colecciones de botas que haya visto nunca. al salid pasamos por la tienda y el dueño se dio cuenta de que se nos iban los ojos a las botas y nos invitó a entrar pero mi Amo siguió y yo fui detrás. volvimos al coche y fuimos a un cibercafé cerca del complejo donde se estaba quedando. allí nos encontramos con un amigo suyo que yo conocía. nos saludamos ligeramente y cogimos un ordenador. El empezó a teclear. yo bajé la mirada y no me atreví a levantarla salvo cuando me lo indicaba porque entró a ver sus mensajes a recon y a veces me preguntaba si conocía a alguien o no. Llevábamos allí un rato cuando llegó su amigo para despedirse. ellos estuvieron cruzando algunas palabras mientras yo los miraba. en esto tuve un flash y desvié la mirada un segundo hacia la pantalla. fue como un acto reflejo, como cuando algo te llama la atención y no puedes evitar mirar. inmediatamente volví a centrar la vista. pero El se dio cuenta y, en medio de la conversación, dijo "cómo vuelvas a mirar te la ganas". lo dijo con el mismo tono y sin alterar lo más mínimo el discurso de forma que incluso el amigo puso cara de extrañado y preguntó "¿qué?" pero la conversación siguió como si nada, aunque todos mis esfuerzos estaban concentrados en no ponerme colorado de la vergüenza que sentía. el amigo se fue y yo intenté justificarme aunque pronto comprendí que lo que tenía que hacer era callarme y agachar la cabeza. a los pocos minutos volvimos al coche. me preguntó si tenía jockstrap y le dije que no. quería enseñarme el complejo, al que solo se puede acceder desnudo, con jockstrap o con ropa fetiche. al final decidió que cada uno fuera a descansar y que nos viéramos por la noche, a las 11 y media en el Construction. le pregunto cómo debo ir vestido y me dice pantalón vaquero oscuro, camiseta negra y botas. lo llevo hasta la entrada del apartamento y me vuelvo a casa. una hora antes de la cita me preparo y me pongo la ropa que me ha ordenado. llego al Yumbo con el tiempo justo de sacar dinero e ir al Construction. cuando me acerco lo veo en el Underground, la tienda leather de la lado y entro a buscarlo. cuando me ve ni sonríe, pero yo ya estoy perdido. está soberbio: polo fred-perry negro, brillantes botas negras y un pantalón de cuero casi hecho a medida. salimos de la tienda y en vez de quedarnos en el Construction sigue hacia el Block. la terraza está llena pero un grupo de tres personas están vestidas de cuero. el resto tiene estética skin o militar, mucho más disimulada. se quedan mirando hacia nosotros, especialmente hacia El. entramos y nos sentamos en una mesa. me recuerda que allí comenzó todo mientras tomamos una cerveza. me recuerda que muchas veces he dicho que quiero someterme, que estoy sometido y me pregunta:
-¿Qué significa eso?.
Reflexiono la pregunta pero contesto:
-Que haré lo que me diga.me ordena que le enseñe donde comenzó todo. entramos en el cuarto oscuro. tras las primeras cabinas está la zona donde hay tres puertas. una lleva al sling. entramos. está más bajo que la última vez que lo usamos. me pone de rodillas y me mete la cabeza entre las piernas. sin embargo la puerta no se puede cerrar y un tío quiere entrar. me levanta y salimos al bar de nuevo. seguimos hablando un rato sobre la sumisión y lo que significa. me vuelve a preguntar si voy a obedecer y le contesto que si ¿qué otra respuesta tiene esa pregunta? me dice:
-Pues entra ahí y espera.
obedezco inmediatamente. llego hasta donde está la televisión y espero. hay un tío allí, el que intentó entrar en el sling. me mira pero yo agacho la cabeza. me siento en un taburete, más que nada porque el corazón me palpita muy deprisa y necesito un apoyo. me preparo a esperar y espero. no miro el reloj así que no sé cuánto tiempo pasa. cuando menos me lo espero aparece. me pongo de pie de un salto y me mira censurándome que estuviera sentado.
-¿Estás cómodo?-pregunta.
agacho la cabeza avergonzado. me agarra y me mete en la habitación de enfrente. es nueva, yo al menos no la conocía, alargada. una de las paredes es el propio muro exterior del centro comercial. no tiene más que la puerta y cuando ésta se cierra me quedo solo en la más absoluta oscuridad. la habitación tiene unos dos metros y medio de largo más o menos, porque con los brazos extendidos puedo tocar los extremos; y metro y medio de ancho, porque con la espalda en la pared un brazo toca la puerta. una vez situado, para evitar un accidente, me quedo firme delante de la puerta, en la oscuridad más absoluta. aquello, y todo lo anterior, me ayuda a situarme. el esclavo que llevo dentro toma las riendas y desconecta cualquier otra parte de mi. cada segundo que pasa entro más en mi interior y me vuelvo más sumiso. sin estar a mi lado mi Amo está poniendo su pierna sobre mi y ejerciendo su poder. cuando entra ya no soy alguien, soy algo.....y soy suyo. casi no lo veo. entra y se sienta en una silla de la que no me había percatado. me arrodillo delante suya y mete mi cabeza entre sus piernas. huelo el cuero. empiezo a lamerlo. me agarro con los brazos a sus piernas y meto mi cara dentro de su paquete. saca la polla y me la meto en la boca sin tardanza. comienza una larga y profunda comida de polla. estoy absolutamente centrado en eso, no existe nada más. cambio el ritmo y la intensidad. alterno una comida rápida con meterla lentamente recorriéndola toda. sus gemidos, como otras veces, me guían. entonces saca una botellita de popper y me los da. sabe el efecto que tienen en mi, me hacen perder el sentido y volverme aún más perro. huelo profundamente y noto su efecto en mí. El gime de placer. noto que alguien entra, pero no es asunto mi. si El quiere que esté, pues bien. yo sigo comiéndola. por dos veces casi vomito pero controlo mis arcadas y sigo. el hombre sale y entra otro o es el mismo, no se. no veo nada, no se si por la oscuridad del sitio o porque tengo los ojos cerrados pero me concentro en su polla. siento placer haciéndole sentir placer. allí, de rodillas en la oscuridad, delante suya, me siento en paz. pasa un tiempo que no sé calcular y una nueva arcada me recorre. esta vez parte de la cena intenta salir fuertemente pero consigo contenerle y volvérmela a tragar. entonces para, me levanta y me ordena que vaya al baño. hay que salir al bar para llegar hasta allí además tengo que esperar porque hay alguien dentro. cuando puedo entrar me miro en el espejo. tengo los ojos colorados y la cara blanca del esfuerzo. escupo un poco para intentar quitarme el sabor y me lavo la boca y la cara. cuando salgo está allí esperándome. comienza a andar y vamos al Construction. en cuanto entramos en la terraza recuerdo sus órdenes y bajo la vista hacia mis botas. perdimos una cerveza y nos la bebemos en la terraza. El está sentado, yo de pie, con la cabeza gacha, mirando sus botas. no quiero que me llame la atención nuevamente así que no miraré a nadie más. me pregunto que pensaría alguien que nos viera. tal vez que estaba enfadado o triste, cuando realmente estaba obedeciendo. casi con la cerveza terminada, vamos al cuarto oscuro, yo siempre detrás de El con la vista fija en el suelo. recorremos el cuarto oscuro. en un momento dado me para y me dice que le espere allí. hay gente que parece que me mira. bajo la cabeza. a los pocos segundos, o eso me pareció a mi, aparece El. pasa delante mía y sigue andando. no se que me quiere decir, si me quiere decir algo, hasta que chasquea los dedos y en dos segundos estoy a su lado. entramos en una cabina y el ritual se repite. caigo de rodillas y El se saca la polla. se la como igual que en el Block, cambiando el ritmo, adorándola, deseándola. nuevamente las arcadas y nuevamente consigo reprimirlas. El gime y yo soy feliz. vuelve a darme poppers con el mismo efecto que antes. de vez en cuando restriego mis mejillas por sus muslos encuerados y mi manos se apoyan en sus botas. todo me da igual, me siento un instrumento en sus manos. de pronto para. salimos. debe ser tarde pero no miro el reloj. cruzamos la terraza y comienza a subir las escaleras para ir al complejo. me llama la atención por no ir detrás suya, sino casi a su lado. agacho la cabeza avergonzado y guardo la distancia. el Basement es pequeño, apenas seis apartamentos con una piscina pequeña en medio. puedes ir a quedarte o pagar por pasar el día allí. ahora no parece haber nadie. en un extremo de la piscina hay un cepo, como los de la edad media, pero le falta la parte de arriba.
-Una pena-dice mientras coloca mis manos y mi cabeza- podría haberte dejado aquí hasta mañana.
en el lado opuesto, detrás de los apartamentos, han habilitado una especie de cabinas pero hechas de tela como de camuflaje, y un poco más allá una zona de juegos alrededor de un árbol. me mete en una de las cabinas de camuflaje, me hace arrodillar y dice:
-¡Limpia!
y yo limpio. las botas están brillantes, pero yo las recorro con mi lengua profundamente, sintiendo su sabor, oliéndolas, adorándolas. las recorro por todas partes sin dejar un centímetro. cuando estaba con la izquierda pone la derecha sobre mi cabeza y presiona hasta hundir mi cara en la bota. un gemido de dolor se me escapa pero intento controlarlo.cuando termino sale y me deja allí de rodillas. al principio sentí algo de miedo porque estaba solo, en un lugar solitario ya que, a pesar de estar en el centro de Playa del Inglés, no se oía nada. sin embargo me dejé llevar y confié y mientras esperaba volvía a sentir la sumisión tomando las riendas. al rato, no se cuanto, vuelve. me acaricia la cabeza y se vuelve a sacar la polla que pone delante de mi cara y que yo como. estoy un rato así. me maneja como quiere, me mueve, me sacude, siempre con su polla en la boca. entonces vuelve a sacar el poppers y me dice que inhale. lo hago y enseguida noto sus efectos. El hace lo mismo. estoy a cuatro patas y me sujeta la cabeza con una mano. mi boca está a unos pocos centímetros de su polla pero no puedo alcanzarla y entonces el poppers estalla en mi cabeza y lucho para cogerla y comérsela pero EL me sujeta. está demostrando su poder sobre mi, y lo consigue. el efecto pasa pronto, pero la sensación permanece y yo estoy allí, mirando sus botas, a cuatro patas, respirando profunda y agitadamente.
me saca de allí y vamos a la zona de la piscina. hay una cruz e intenta sujetarme a ella pero está muy hecha polvo y algunas tiras no sirven. El se va dejándome medio atado. ya es la tercera vez que lo hace. supongo que va al apartamento. cuando vuelve me suelta y me lleva un poco más allá, aún en la piscina, donde hay una estructura de metal. del suelo y de los tubos superiores cuelgan cuatro correas de cuero que se ajustan con sendos pasadores. mete mis pies en los del suelo y mis manos en los de arriba y las ajusta. quedo completamente extendido, casi colgando. yo estoy tan caliente y entregado que deseo tocarlo y me extiendo hacia El. mi cabeza toca su pecho pero El se da cuenta de lo que pasa y se aleja unos centímetros, los justos para que no puede alcanzarle. me inclino hacia delante todo lo que puedo pero no llego. tiene los brazos cruzados y parece disfrutar. entonces saca el poppers y me lo enseña:
-no, por favor, no- gimo yo. en su cara se dibuja una sonrisa.
me da a oler y en segundo siento los efectos. me agito intentando liberarme y alcanzarlo. me inclino tanto hacia delante que parece que me voy a descoyuntar los brazos. El se coloca de forma que mi lengua, y solo mi lengua, pueda tocar sus brazos. me estiro agitado y a punto de echarme a llorar. quiero lamerlo, comerme su polla, hacerlo gozar.
entonces nos damos cuenta de que hay alguien mirando. en el apartamento más cercano hay un skin: pantalón vaquero decolorado, camiseta de latex sin mangas y botas de skin de cordones rojos. mi Amo también se da cuenta de que está allí y sigue jugando conmigo. me pega en el pecho con algunos golpes y vuelve a alejarse para que yo intente llegar hasta El. entonces nos damos cuenta que había otra persona, el amo del skin. vestía como él: pantalón vaquero, botas de cordones casi hasta la rodilla pero un polo rojo. ahora tiene a su esclavo de rodillas, comiéndole la polla y mirando hacia nosotros. le había atado las manos con una cuerda a la espalda.
-Ummmm, interesante. esto va a parecer una competición- dice mi Amo.
entonces me desata y caigo de rodillas metiendo mi cara entre sus piernas. El me acaricia. no quiero enfadarle así que no miro lo que hacen los otros. me tiene un rato así, de rodillas. luego me baja la cabeza con la mano mientras dice:
-¡Limpia!me agacho y le limpio nuevamente las botas.
la verdad es que sentir que los otros estaban mirando me hizo ser más servicial. lamí las botas como nunca, profundamente, recorriéndolas con toda la lengua, atravesándolas en todas direcciones y sin dejar un espacio libre. sabía que los otros estaban allí y que, posiblemente, estarían mirando, pero yo me encontraba completamente focalizado en las botas de mi Amo, no había nada más. cuando me levanta el skin esclavo ya estaba en la cruz y el amo intentaba sujetarlo. tuvieron el mismo problema que nosotros y mi Amo intentó ayudarles pero como estaba muy hecha polvo llamaron al encargado. mientras tanto yo seguía de rodillas, con la cabeza ligeramente inclinada y las manos a la espalda. entonces mi AMO me dijo que era una pena no tener el material y yo le comento que lo tenía en el coche, al menos algunas cuerdas y mordazas. me ordena ir a buscarlo y no tardo ni tres segundos. cuando llego el amo había desatado al skin de la cruz y le había puesto donde yo estaba antes, quedando colgado de pies y manos. entonces comenzó a azotarlo con una especie de látigo de muchas tiras. mi Amo estaba mirando. me ordenó tumbarme, saca una cuerda y comienza a atarme boca abajo. primero fueron las manos, luego las piernas y al final, tras pasar una cuerda varias veces por mi boca, ató los unos a los otros y me dejó con los tobillos cerca de las muñecas y todos los músculos en tensión.
Suéltate!- ordenó.
y yo comencé a luchar para liberarme. esta vez lo había hecho muy bien, estaba fuertemente atado, sin escapatoria, al menos por el momento. a mis primeros intentos frustrados siguieron momentos de descanso para recuperar fuerzas. las convulsiones que daba intentando soltarme eran agotadoras especialmente después de una noche como aquella. no se qué pasaba con el skin y su amo porque estaba mirando en otra dirección, pero supongo se habrán dado cuenta de dónde y cómo estaba. al rato de mucho agitarme y moverme, estaba en la misma situación pero mirando hacia otro lado y entonces vi a mi Amo apoyado en una palmera.
-¡Venga, libérate ya!-dijo.
entonces apareció el esclavo skin y se arrodilló delante de El y le dijo algo que no entendí. mi Amo asintió y éste se tumbó cuan largo era y comenzó a lamerle las botas. entonces EL me miró y me ofreció la otra bota. arrastrándome, porque aún estaba atado, llegué hasta donde estaba y comencé a lamerle también la bota. el otro esclavo me echó un par de miradas de reojo. el, por supuesto, tenía mayor capacidad de movimiento pero mi devoción era mayor. a los pocos minutos mi Amo dice:
-Desátate ¡¡YA!!.
aquello era una orden que no admitía réplica y comencé a agitarme y a convulsionarme para aflojar las ataduras. las muñecas comenzaron a arderme y la boca me raspaba por el roce de las cuerdas pero comencé a soltarme. algunos minutos más tarde ya estaba suelto y fui corriendo a los pies de mi Amo. los skins estaban sentados en las escalinatas de entrada a su apartamento. mi Amo estaba hablando con ellos y yo me puse a su lado, de rodillas, mirando al suelo y las manos a la espalda. El tenía su mano en mi cabeza, acariciándome y a veces la ponía a lado de mi cara, sobre mi mejilla. me sentí muy bien allí, delante de unos extraños mostrando mi sumisión a mi Amo, ellos hablaron de dónde venía y cuánto tiempo hacían que veraneaban en el sur de Gran Canaria. eran ingleses y llevaban viniendo bastante tiempo. El les dijo que los éramos de aquí. al rato ellos se levantaron y el amo ató al skin a la palmera. era muy habilidoso y lo hizo de forma directa y eficiente, sin malgastar un solo movimiento. mi Amo me llevó hasta un lugar cerca de su apartamento, donde podíamos verlo bien. me dijo que me sentara y lo hice, en el suelo. entró en el apartamento y saliendo con dos botellas de refresco. la verdad es que estaba sediento. me ofreció una y bebimos mientras el amo del skin lo usaba. le trabajó los pezones un rato, pero luego entró y salió con una garrafa de agua de 5 litros y se la ató a los huevos. cuando la soltó definitivamente la garrafa flotaba en el aire y el dolor se dibujaba en su cara. mi Amo mostró admiración por aquello. el dolor del esclavo estaba ganando su respeto y pensé que aquello era la base del bdsm. yo también lo respeté porque supe que no podría hacer lo mismo. estuvo unos minutos con aquello colgando y luego pidió para con la palabra que ellos usan. mi Amo recogió las botellas vacías y las llevó dentro. se despidió de ellos y nos fuimos al yumbo. yo estaba medio en estado de shock. entre la sesión, improvisada, los espectadores y la situación de haber estado atado pensé que había tenido suficiente. sin embargo estaba equivocado. fuimos al coche a dejar el bolso con las cuerdas y seguimos hacia el Cruise. no hubo que pagar para entrar como otras veces. pedimos algo y estuvimos allí hablando y viendo a la gente. apareció el amigo de mi Amo que habíamos visto por la tarde y estuvo hablando con El. había gente aunque no demasiada. cuando el amigo de mi Amo se marchó, fuimos hacia la zona de las cabinas y estranmos en una. me besó. me encanta cuando lo hace, es otra forma de hacerme suyo y ejercer el poder sobre mi. me arrodillo bajo su dirección y vuelvo a comerle la polla, ya no sé cuantas veces lo he hecho hoy pero no me importa. el suelo está mojado y no quiero pensar de qué ¿una copa? ¿watersports? da igual, lo importante es que mi Amo gime de gusto. me levanta y pone en mis manos dos bolsitas de lubricante y el frasco de poppers. eso significa que me va a follar. mientas El se pone el condón yo unto mi culo y su polla con lubricante. inhalo poppers y me agarro a la pared de la cabina preparado. su polla está dura como una roca y entra suavemente pero abriéndose camino. la verdad es que deja que yo lo conduzca para evitar hacerme daño. entocnes la siento toda dentro de mi y aquí los recuerdos empiezan a nublarse. el poppers hizo su efecto y seguí tomando otra vez, y otra vez, recuerdo la música y follar y moverme a su ritmo. recuerdo los gemidos, tanto míos como de mi Amo. cambié varias veces de postura y cada vez que lo hacía El emitía un pequeño grito de gusto y de placer. era un objeto, era un puto esclavo con la única función de darle placer. sus gemidos me estaban dando la vida. cuando El paraba yo empezaba, me autofollaba, golpeando la pared. yo también gemía pero sólo oía la música y sentía su polla. no se cuánto tiempo pasó, pero de pronto paró. mi culo ardía pero estaba muy tranquilo, en paz conmigo mismo. no se si El se corrió. yo no, tampoco lo necesitaba. había tenido más placer del que podía soportar o esperar. salimos y nos volvimos a encontrar con su amigo. estuvimos hablando con él un rato. ya eran más de las cuatro y media de la mañana. ellos se fueron al apartamento después de dejarme en el coche. al despedirme pude vislumbrar un gesto de felicidad en la cara de mi Amo.
para alguna información o comentario: diariodeunesclavo@gmail.com

martes, 3 de julio de 2007

En la moto de mi Amo XIII

cuando desperté estaba desorientado. me dolía la cabeza y cuando intenté moverme no pude. tenía las manos atadas, y lo pies también y cuando la sensibilidad volvió a mi cara sentí una presión y un calor. inmediatamente comprendí que me habían puesto una capucha de cuero. me di cuenta por el olor. aquello me impedía ver nada y, como comprendí enseguida, tampoco me permití hablar, porque me habían introducido algo en la reseca garganta que me impedía emitir cualquier sonido coherente. tensé los músculos ligeramente para comprobar lo fuerte que estaban las ataduras y pude comprobar que estaban hechas a conciencia. mi movilidad era prácticamente total y a lo más que podía aspirar era tensar los músculos porque ni siquiera podía los dedos. estaban metidos como en una especie de bolsas que me obligaban a mantenerlos cerrados. lo siguiente que sentí fueron las correas alrededor de las rodillas y los brazos. si, sin duda aquello era trabajo de un profesional. al principio me inundó el pánico. intenté liberarme, hablar, gritar, moverme, pero sólo conseguí pequeños movimientos y ruidos casi inaudibles. algo me mantenía sujeto al suelo por los tobillos y el cuello. supuse que unas argollas me mantendrían fijado allí. las manos estaban a la espalda y me imaginé a mi mismo visto desde fuera. estaba cubierto de cuero desde los pies a la cabeza. un observador no vería otra cosa sino cuero. no quedaba expuesto ni un solo centímetro de mi piel. aquello me excitó. respiré profundamente y comprobé que lo hacía sin dificultad. intentó oír algo pero me fue imposible. había un silencio absoluto y una oscuridad absolutas. inmediatamente comprendí que también mi sentido del tacto estaba disminuido. sin piel al aire me costaría sentir algo a menos que fuera una presión mediana. estaba completamente aislado del mundo exterior.
no sabía cuánto tiempo llevaba así, ni cuanto estuve. no tenía ninguna referencia ni espacial ni temporal. después de un rato intentando inútilmente moverme, solo me quedó esperar en la posición más cómoda posible, algo bastante difícil. de pronto un fuerte olor llegó a mi nariz. era penetrante y recordé cuando me taparon la cara con un paño al salir de la discoteca, querían dormirme otra vez. luché pero fue inútil. me desmayé.
cuando volví en mi la boca parecía un desierto áspero y duro, y la garganta me ardía al intentar tragar. en muy poco tiempo me di cuenta de que todo seguía en su lugar: la capucha, los puños, etc. yo seguía atado a los lados y unido a una superficie dura por el cuello, la muñeca y los tobillos. deduje que la primera vez que me desperté estaban transportándome a algún lugar y que ya habíamos llegado. unos pocos intentos fueron suficientes para darme cuenta de que no podría soltarme. poco a poco fui recuperando mis sentidos, que pronto estuvieron completamente en alerta, aunque no podía percibir nada. intenté relajarme usando la respiración, y buscar alguna posible explicación. desde luego lo que esperaba se había cumplido con creces, la Comunidad había hecho un trabajo pero yo esperaba ver a mi Amo y tirarme a sus pies para servirle y que El me estrenara. a lo mejor eso ocurría más adelante, solo habían pasado....¿cuánto tiempo?. podían haber sido horas, o días, no lo sabía. estaba completamente desorientado. en cualquier caso solo tenía que esperar y mi Amo se haría cargo de mi, comenzaría esa nueva vida que había aceptado en aquel sótano frente a aquellos hombres. con estos pensamientos me relajé y entré poco a poco en esa situación extraña, de duermevela donde los diferentes sueños se sucedieron confundiéndose con la realidad. el tiempo pasó y yo cada vez más fui perdiendo el sentido del mismo.
en una ocasión en que me desperté noté cómo introducían algo por la mordaza mientras alguien me sujetaba la barbilla. noté como la boca se llenaba con una especie de papilla líquida y tragué, sobre todo para evitar asfixiarme. cuando el líquido dejó de entrar, me soltaron la barbilla e intenté decir algo peor no pude, seguía con la mordaza puesta. no comprendía cómo habían conseguido alimentarme sin quitarme la mordaza. supuse, por la forma de la polla de plástico, que tendría un conducto en su interior, como si fuera de verdad, y por allí habían introducido el líquido. intenté palpar el final de la mordaza pero la lengua estaba bien sujeta por la propia mordaza. lo curioso fue que durante todo el proceso no oí ni un solo ruido.
me alimentaron otras dos veces antes de que me entraran ganas de ir al baño. primero fue la vejiga y luego los intestinos. tenía unas ganas enormes de ir pero no podía moverme. comencé a agitarme y a emitir sonidos por si alguien podía verme u oirme y me dejaba ir o hacían algo. no pasó nada durante un tiempo ¿una hora? ¿dos? no sé. estaba desesperado. no podía hacérmelo encima, eso no, pero tenía que ir o explotaría, cada vez intentaba gritar más fuerte y cada vez que me venía un retortijón mordía la mordaza para poder controlar y evitar cagarme encima. las ganas de orinar eran aún peores porque eran permanentes y la posición en la que estaba no ayudaba en absoluto para poder aguantar. el tiempo siguió pasando lentamente, muy lentamente. pensé que iba a reventar y entonces sentí una mano que masajeaba mi polla que respondió poniéndose dura. ¡No -pensé- eso no!, pero mi miembro no me escuchaba y se fue poniendo cada vez más grande. yo me aguantaba y gemía suplicando que me soltaran pero sólo sentía la mano que se encargaba de que mi polla no decayera en ningún momento. entonces comencé a llorar de impotencia.
(continuará)
si quieres dejar tu opinión, ponerte en contacto con nosotros o cualquier otra cosa diariodeunesclavo@gmail.com

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP