martes, 27 de febrero de 2007

El lugar de un esclavo

¿es verdad que una imagen vale más que mil palabras? juzga directamente si estas imágenes expresan adecuadamente cómo debe estar un esclavo delante de su Amo.






estas fotos están bajadas de internet y por tanto interpreto que son libres. si no es así dímelo y las retiro.

domingo, 25 de febrero de 2007

Reflexiones personales. deseos de servir

hoy me he levantado caliente, o sumiso, o ambas cosas a la vez. hoy necesitaría un par de órdenes, o un par de hostias, o un par de horas atado. hoy quisiera sentir que pierdo el control, que no tengo que llevarlo yo, que otro lo toma. hoy necesito que me aten y amordacen y me pongan en mi sitio. necesito saborear el placer de la obediencia. pero el único que puede conseguir todo eso está lejos, muy lejos. quisiera haber amanecido en un sótano, encadenado, sujeto, sin posibilidad de escapatoria, sin saber si era de día o de noche. hoy quisiera estar esperando desnudo, sin nada salvo mi collar, que mi Amo decidiera usarme. quisiera perder la noción del tiempo, interrumpida sólo por los momentos plenos en los que El decidiera utilizarme para conseguir su placer. sin embargo la realidad se impone y siento otras cosas, no tan distintas. siento que mi dependencia y mi necesidad de El aumentan casa día. siento que estoy en una red de la que no puedo escapar, tampoco quiero escapar de ella. siento que en cuanto lo vea mis pies temblarán, bajaré la cabeza y mi voluntad encogerá hasta casi desaparecer. y siento que haré lo que me diga, obedeceré, obedeceré, obedeceré. adaptaré mi ser al suyo para hacer lo que El quisiera. estoy en pleno adiestramiento. ni mucho menos espero hacer terminado. me queda mucho por caminar pero confío en Su bondad y en Su paciencia. cada vez quiero dejar en sus manos más aspectos de mi vida, que El decida por mi, que me diga qué hacer, cuando, donde, como. soy consciente de que mi situación actual no ayuda mucho a esto pero es lo que hay y tengo que adaptarme. por ahora creo que lo está haciendo muy bien, apretando con la tensión justa para no asustarme sino para hacerme desear más. Y deseo más: más obediencia, más sumisión, más entrega, más sometimiento. tengo miedo de fallarle, de no estar a su altura.
¿cómo he llegado hasta aquí? ¿cómo puedo haberme hecho tan dependiente? eso pregunta una parte de mi, pero otra afirma que no he profundizado lo suficiente, que solo estoy jugando, que la dependencia tiene que ser más auténtica y profunda. ¿hasta dónde? no lo sé ¿hasta dónde se puede llegar? ¿hasta estar 7 años encadenado en un sótano? El me ha dicho que tampoco quiere eso. ¿hasta donde puedo o debo llegar en mi actual situación? Para mi no es una pregunta retórica.

jueves, 22 de febrero de 2007

Actualizaciones importantes

este diario tiene su propia dinámica. con él he querido dar a conocer mi ser de sumiso especialmente con las sesiones y reflexiones que aparecen en mi vida. no siempre estoy delante de un ordenador y muy a menudo escribo las cosas en papel y luego las publico aquí. últimamente me había dejado mucho en eso pero a instancias de mi Amo me he reactivado. he añadido algunas anotaciones de sesiones que ocurrieron hace tiempo y que, por su fecha, quedan directamente como archivadas. se puede acceder a ellas por el navegador de la derecha y son:
10/5/06 Un reencuentro, una sesión.
9/6/06 Fin de semana en Las Palmas.
23/6/06 Fin de semana en Tenerife.
28/6/06 Dominio a distancia.
también he decidido, tras consultarlo, por supuesto, unificar los dos diarios que tenía e ir publicando aquí los relatos de ficción que voy escribiendo. se pueden distinguir porque tienen la etiqueta de "ficción propia". para acceder a las entradas antiguas ir al navegador de la derecha.

jueves, 8 de febrero de 2007

Reflexiones personales V

¿por qué soy así? ¿por qué deseo tirarme a los pies de mi Amo y jurarle obediencia y sumisión permanentes? ¿por qué ardo en deseos de que El tome las riendas de mi vida y decida por mi? ¿qué me lleva a desear que me encadene, me tome como una propiedad y anule mi voluntad hasta hacerla suya? el sistema técnico-científico-médico buscaría la causa para explicarlo, pero eso no evitará que siga sintiendo así. prefiero la perspectiva de comprender y aceptar sin juicios. la aceptación es la clave de todo esto. "eres un perro esclavo que le gusta estar a los pies de su Amo", me digo a mi mismo.y puedo decirlo sin vergüenza o sin una valoración moral castrante y represiva. cuando lo pueda decir aún más profundamente habré ido más lejos en el camino de la aceptación. cuando ya no tenga que decirlo significará que lo he integrado perfectamente en mi interior. para mi esto no es solo un juego, es algo más. es mi terapia, mi válvula de escape, mi forma de lucha política. "soy un perro esclavo que le gusta estar a los pies de su Amo" no es una afirmación enfermiza, es una afirmación revolucionaria que sacude los cimientos de la sociedad bienpensante falsa, erróneamente equilibrada y engañosamente libre.

miércoles, 7 de febrero de 2007

Reflexiones personales IV

La Biblioteca Insular tiene un servicio en la planta baja. Para llegar al de los varones hay que subir una angosta escalera que tuerce hacia la izquierda y lleva a una habitación pequeña donde hay tres urinarios. Más al fondo hay dos cubículos y dos lavamanos. No tiene ventanas, los únicos huecos son dos aberturas en la pared que da a la escalera por donde apenas cabe una mano. Es lo más parecido a una mazmorra que conozco. Cuando voy allí se me dispara la imaginación. Con la puerta cerrada tiene las dimensiones perfectas para mantener un esclavo encerrado, incluso para convertirlo en mazmorra. Los cubículos podrían ser las celdas porque apenas cabría un esclavo estirado en el suelo. ¿cómo tiene que ser vivir así? ¿cómo podría llevarse lo de vivir como un auténtico esclavo preso? Mi mente no puede evitar fantasear y dejarse llevar: vivir esperando que tu Amo abra la puerta para usarte, el tiempo de espera y de silencio, la necesidad de renovar constantemente la sumisión, etc. Porque no sería cuestión de una opción de un día sino de renovar la aceptación y el compromiso dado un día. Me llama la atención el ser apartado de todo y de todos, el perderme en el anonimato de una esclavitud real. Pertenece esto a la fantasía y posiblemente no soportaría llevarlo a la realidad ¿o si podría?

viernes, 2 de febrero de 2007

Nuevas botas, nuevo encuentro

estaba en la biblioteca, como siempre. Eran las siete de la mañana. Acababa de llegar de desayunar y estaba haciendo un poco de tiempo leyendo el periódico. Entonces apareció El, a mi lado, casi como materializado, venido de ninguna parte. El suelo se hundió bajo mis pies, el corazón me dio un vuelco, en parte por ser El y en parte por haber aparecido de esa forma. Vestía una chaqueta de cuero marrón. Se la había visto antes, no era de cuero brillante sino algo parecido al ante. La camisa y el pantalón iban a juego. No veía sus pies. Me miró y pareció disfrutar con mi cara de sorpresa. Hizo un movimiento de cabeza y fui a recoger mis cosas. Cuando salí de la biblioteca El me estaba esperando en la puerta y ya pude ver sus pies. Llevaba unos zapatos modernos, como marrones desgastados, decorados con unas especies de puntadas en los bordes y terminaban rectos en la punta. La verdad es que me sorprendieron un poco, pero estaba en estado de shock por la sorpresa. Me preguntó un sitio para desayunar y fuimos a una cafetería que hay cerca de allí. Por el camino hablamos de que había llegado la noche anterior y que posiblemente no podríamos vernos y que por eso había ido a la biblioteca. Que le esperaba un día duro de trabajo y que nos veíamos ahora porque luego no podría. Me preguntó a qué hora terminaba de trabajar y le dije que a las dos. Era demasiado tarde para El.
En esto llegamos a la cafetería. Había tres policía, varios chóferes, algunos oficinistas preparados para la jornada y nosotros. yo ya había desayunado y pedí un croissant vegetal y un café con leche para El y un cortado para mi.
Nos sentamos mientras nos lo traían y yo seguía nervioso, casi histérico. Sin duda su poder sobre mi era mucho y aumentaba cada vez más. Estaba a su izquierda y no pude evitar echar un vistazo de nuevo a sus pies. Entonces me di cuenta de que no eran zapatos, sino botas, unas botas que pasaban por zapatos, duras, brillantes, nuevas, geniales. El se dio cuenta de mi cara de asombro.
-¿No te habías dado cuenta de que eran botas?- negué con la cabeza.
-Son nuevas, mi última adquisición
-Entonces ¿no se las ha limpiado nadie aún?- pregunté
-No- dijo El con media sonrisa.
-¿Puedo ver hasta donde llegan?
El asintió y disimuladamente le toqué el pie. Eran altas, llegaban muy arriba en las pantorrillas y un poco por debajo de las rodillas. No eran lisas sino que estaban ricamente repujadas. El color era llamativo porque era marrón, pero tampoco era del todo así. Eran muy morbosas y le quedaban estupendamente bien.
-Como ahora han de ser rugosas para que las laman....-sentenció El misteriosamente.
Nos trajeron el pedido y comimos, bueno comió El mientras yo me bebía el cortado. Estaba excitado y nervioso, muy nervioso.
-¿Qué te pasa?-preguntó El
-Me ha sorprendido su visita. Además Usted sigue produciendo este efecto en mi, el de hacerme perder los nervios.
Aquello pareció agradarle. Me siento incapaz completamente de tutearlo o sentirme tranquilo en su presencia.
De vez en cuando se me iba la vista hacia las botas nuevas. El por supuesto, se dio cuenta y estaba complacido. Cuando terminamos le pedí permiso para ir al baño y me lo concedió. El baño era bastante cutre. Estaba en un pasillo que hacía las veces de almacén. Oriné como pude y cuando iba a salir se abrió la puerta y entró El. Apenas cabíamos los dos pero no importaba porque yo encogí. Me agarró y me atrajo hacia El mientras me daba un beso. Realmente invadió mi boca y yo me dejé hacer, le entregué el control una vez más. Aún sujetándome por el cuello me movió hasta quedar El al lado del retrete. Subió la pierna y puso la bota sobre el borde. El pantalón subió hasta casi dejarla al descubierto. Bastó un dedo suyo señalando la bota para que cayera de rodillas y comenzara a lamerla. Poco importaba que estuviera en un retrete sucio y cutre, o que el bar estuviera lleno de gente, lo único que me importaba era El y mostrarle mi sumisión. Le lamí las botas de arriba a abajo en pocos segundos. Entonces El me levantó tirándome del cuello de la camisa, y me hizo a un lado mientras orinaba. Yo salí del retrete y justo cuando acababa de cerrar la puerta me di cuenta de que no debería estar allí, sino dentro. Volví a entrar y me arrodillé delante del lavamanos con la boca abierta. El me miró desde arriba con media sonrisa y negó con la cabeza.
-Sólo quería ayudarle a limpiarla- dije intentando justificarme.
El volvió a negar sin quitar esa media sonrisa, disfrutando de negarme algo que deseaba, disfrutando de tener el control. Entonces salí y lo esperé fuera, aún con su sabor en mi boca, el sabor de su bota y de su beso.
Fuimos por la calle Triana dirección al Mercado de Vegueta. Por el camino estuvimos hablando de lo genial que sería que yo fuera su asistente, que estuviera trabajando para El además de ser su esclavo sexual. A El pareció gustarle la idea y dijo:
-No sé si funcionaría pero al menos sabría donde estás en cada momento.
Esta frase se me quedó grabada porque señalaba el grado de control que quiere conseguir de mi. Luego hablamos de que recibe un montón de propuestas de gente que quiere venir a servir a su casa como criado doméstico, que al parecer está a la orden del día en Europa. Le comenté que un esclavo/ secretario/ asistente es lo mejor porque no sólo se asegura la fidelidad sino la devoción y la garantía del esfuerzo por hacer el mejor trabajo ya que el sumiso sentiría vergüenza de hacerlo mal. Sería incluso un plus que el sueldo no podría garantizar en ninguna otra persona. En estas reflexiones llegamos a la furgoneta que estaba aparcada en la esquina de la calle de los Balcones, justo por la salida a la autopista de los coches que pasan por el Mercado. Subo a la furgoneta y me pongo aún más nervioso. No puedo mirarlo a la cara. Su poder sobre mi es aún mayor. Siento su peso. Casi estoy temblando ¿casi? No puedo controlar mi cuerpo en su presencia....ni siquiera mi cuerpo. El se da cuenta de mi estado y pregunta de nuevo.
-¿Qué te pasa?
-Usted no es consciente del poder que tiene sobre mi- contesto yo. Se que estoy diciendo algo que le dará aún más poder pero no puedo evitarlo.
Me mira profundamente a los ojos y dice:
-¡Sube atrás!
Bajo del asiento delantero y me subo atrás, allí los cristales están oscurecidos. La ciudad ya está en plena ebullición. La gente va a sus trabajos y los alumnos a clase. Gran parte de ellos pasan precisamente por ese cruce.
Me subo atrás y El entra por la otra puerta. Sube un pie sobre el asiento y me llama con el dedo. Yo me arrodillo delante suya y pongo mi cabeza en su entrepierna. Noto su polla dura, bastante dura, me quito las gafas y las pongo en el sillón de delante. Vuelvo a sumergirme en EL. Mis mejillas recorren su entrepierna mientras mis manos tocan su bota izquierda, la derecha está sobre el sillón, extendida. me tira de la camisa y me levanta hasta su cara. Me siento incapaz de mirarlo a los ojos a pesar de estar a pocos centímetros. Me mantiene así un rato y luego me da otro beso largo, profundo, posesivo. Me baja hasta dejarme de nuevo de rodillas delante suya, en el poco espacio entre los asientos trasero y delantero. Entonces se saca su miembro y me lo como, hasta la garganta, todo él, hasta el fondo y empiezo los movimientos que le gustan. Se le escapa algún gemido. Me saca la polla de la boca y no sé cómo cambia de postura mostrándome la bota. Es hermosa.
-¡Limpia!- dice
Y yo lo hago con devoción y entrega, no puedo hacer otra cosa, la recorro toda, su rugosidad me araña la lengua pero no me importa. Lamo incluso la suela pero El me detiene al segundo lengüetazo. Noto algo de tierra en la boca. El sabe que ya no tengo voluntad y me acerca para un nuevo beso. Cuando me separa miro hacia fuera un segundo. La calle está llena de gente que va y viene. Me siento como si estuviera haciéndolo en la calle.
-¿qué miras? ¿crees que te ven?
-no Señor, lo siento, Señor.
Me empuja hacia abajo y me hace repetir la operación con la otra pierna. Luego vuelve a sacarse la polla y se la como. En dos o tres ocasiones me dan arcadas, pero sus gemidos de placer me animan a seguir. Noto como entra en mi boca, dura, enhiesta, gorda y como va abriéndose paso hacia mi garganta.
Me levanta y me pone de nuevo ante su cara, me besa y me dice:
-¿qué quieres hacer?
-solo quiero servirle, Señor, hacer lo que Usted quiera- El sonríe maliciosamente. Nuestros ojos están, esta vez si, frente a frente. Quiero que vea mi alma.
-¿seguro?. Pues hoy no vas a trabajar.
-si Señor- contesto sin dudarlo y sin apartar la mirada. El parece sorprendido y me escruta los ojos y ve la verdad. Estoy dispuesto. He llegado a un punto donde haré lo que diga sin importar nada. El se da cuenta de que voy en serio.
Me empuja y presiona mi cabeza contra el asiento poniéndome la pierna encima. Mi campo de visión está limitado por la bota que me presiona
-¡Limpia!-dice de nuevo y obedezco.
Estamos así un buen rato hasta que vuelve a sacarse la polla y vuelvo a comérsela. Sigue muy dura y esta vez gime más. Noto su respiración agitada. Entonces me vuelve a levantar y vuelve a besarme. Cuando lo hace me dejo ir, es como si no existiera nada más. Luego me mira fijamente.
-anda, vamos, que vas a trabajar.
-lo de antes lo dije en serio Señor
-lo sé-contesta El.
Nos arreglamos y pasamos delante. Me siento extrañamente tranquilo. No soy yo el que decide. Es una tranquilidad que da la sumisión y la obediencia. Siento como si hubiese dado un paso importante. Arranca la furgoneta y ponemos rumbo a mi trabajo. Por el camino hablamos y seguí dándole más poder, quería saberlo todo sobre mi y todo le fui diciendo, sin secretos, sin reservas, transparente, perdiendo completamente el control. Durante todo el rato tuve una enorme erección que no bajaba.
Cuando llegamos me costaba bajarme de la furgoneta. Realmente no quería apartarme de su presencia.
-¿cómo voy a trabajar hoy?-pregunté.
-de la mejor manera posible, con el sabor de la polla de tu Amo en tu boca.
-¡ah, ¿es Usted mi Amo?- pregunté. Siempre me ha dicho que para llamarlo así tendría que ganármelo y siempre he sido muy cuidadoso en eso porque considero que las palabras tienen un valor y que hay que saber usarlas adecuadamente.
El sonrió con sorna pero no dijo nada. Me despedí y marché al trabajo con su sabor en mi boca.

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP