martes, 1 de octubre de 2013

cartas desde la mazmorra

estas cartas fueron originariamente pensadas como una especie de columnas semanales donde poder sacar, desde la profundidad de la mazmorra a la luz, los elementos más significativos de la vida en sumisión de este esclavo. la periodicidad no ha sido la deseada pero eso no ha impedido que cumpla su objetivo. si tuviera que ponerle título a esta columna sin duda sería "otras señales". el sentido del título es que uno no nace sabiendo que tiene una tendencia sumisa, o que no será feliz si no se somete y pertenece a un Amo. de hecho el primer acto de "libertad" de un esclavo, es cuando es capaz de decir abiertamente que es eso, un esclavo. hasta que llega a ese punto hay una serie de señales que pueden ir indicando esa dirección y la intención de este perro es indagar en esas señales.
el principal indicativo de un esclavo es su propio cuerpo. el cuerpo de un esclavo reacciona, ante imágenes o relatos de sumisión, obediencia sadomasoquismo, bondage, etc. si tienes una erección viendo un tío atado y amordazado, o vestido de cuero con un collar, o lamiendo las botas de un Amo, y no sabes por qué, tal vez deberías plantearte la posibilidad de que seas un esclavo y estés destinado a servir a otros.
este es tal vez el indicativo más llamativo, pero no el único. hay dos más profundos y, por tanto, más claros de esto. el primero es si te cuesta mucho decidir algo. la indecisión es censurada a menudo en el mundo en el que  vivimos, y ciertamente puede convertirse en un problema psicológico serio. quien no elige, no madura, y la inmadurez se está volviendo algo demasiado frecuente. sin embargo si eliges, pero no te sientes cómo haciéndolo, puede que en el fondo desees no elegir y que otro elija por tí. los Amos eligen y son líderes natos, pero lo viven como un estímulo, como algo positivo. para ellos es algo deseable.
sin embargo, hay muchos que eligen y que también son líderes, pero eso constituye una carga. estos son los que, en su vida privada, desean dejar el control completamente en manos de otros. paradójicamente, al igual que muchos actores son grandes tímidos; muchos líderes en sus entornos íntimos son esclavos naturales que compensan esos sentimientos con una excesiva proactividad.
hay otra señal que nos puede indicar que estamos ante un esclavo y es el bienestar que le produce servir a otro. son esos que se presentan voluntarios para todo, que quieren agradar y sentirse aceptados. en un mundo duro y salvaje con los que son diferentes, un esclavo se siente fuera de lugar porque no encaja con los estereotipos sociales existentes. siente que hay algo en él que no conecta con el resto de la sociedad. posiblemente aún no ha llegado a formalizar lo que le pasa y que en el fondo, es un esclavo que nació para someterse. por eso cuando se hace explícito, cuando se dice, resulta tan liberador, tan estimulante, tan intenso.
la sociedad nos plantea un plan, un proyecto para ser feliz: ser el primero, ser un triunfador social, y económicamente tener cada vez más, ser cada vez más y por el camino pisar a los demás. si este plan no te satisface, a lo mejor es porque no es para ti. es el momento de indagar en lo más profundo de ti y buscar un camino alternativo, tal vez a los pies de un Amo que te acoja y proteja, que te enseñe como ser feliz por el camino de la sumisión.
feliz semana.

0 comentarios:

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP