sábado, 22 de junio de 2013

día 1254 de esclavitud

87 días de castidad, 87 desde el último ordeño.

el perro ha tenido que suplicar perdón al Dueño porque, por determinadas razones que no viene a cuento, el perro salió esta mañana sin jaula. fue muy extraño, excesivamente extraño. además tuvo que orinar, varias veces, y por primera vez en mucho tiempo, de pie. antes había tenido que hacerlo con la jaula porque los retretes estaban reservados y no había sitio, y cuando lo había hecho sin la jaula lo había hecho sentado. esta era la primera vez en mucho tiempo que lo hacía de pie sin el dispositivo de castidad. para empezar el perro estaba sintiendo como si estuviera haciendo algo mal, como si estuviera infringiendo alguna ley o norma, y de hecho era así, pero iba más allá de traspasar una mera ley moral o legal. era como si no tuviera derecho ya a hacerlo de esa forma. el perro tiene asumido que no merecía hacerlo así, que no debía orinar de pie, como hacen los hombres. tal vez sea porque es perro no es como los demás hombres, sino que es un perro.
aceptar que el perro es un ser inferior no es para él ningún problema. lo es y ya está, lo acepta e intenta vivir lo más coherentemente posible. desde hace algunas semanas, el perro se siente cada vez más un objeto, una propiedad, y menos un humano, o un sujeto de derechos. en muchos blogs de tumblr aparece un cartel que pone "i don´t want rights, i just want duties", que se traduce por "no quiero derechos, solo quiero obligaciones":
todo va haciendo su efecto: la castidad, el control permanente, el blog, todo parece ir realizando su tarea, modelando al perro para convertirlo en un objeto, en un ser inferior. la superioridad del Dueño es una realidad incuestionable para el perro, y de ahí se deriva todo lo demás. eso no significa que todo el mundo pueda usar y abusar del perro. eso es algo que el Dueño ha prohibido y dejó muy claro desde el principio, va contra lo que el perro cree y siente. un perro no obedece a cualquiera ni se somete al primero que aparece. eso sería infravalorar al Dueño, menospreciarlo.
poco a poco todo va supeditándose a esa realidad, a la sumisión del perro ante el Dueño. todo para ir organizándose, ocupando su lugar. la esclavitud no es un añadido, no es algo superpuesto a la vida de este perro, es un modo de vivir. ya no hay marcha atrás.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

0 comentarios:

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP