martes, 25 de junio de 2013

cartas desde la mazmorra 86

las cartas, desde la mazmorra no tienen título, sólo número, pero si hubiera que ponerle nombre a esta, posiblemente sería "las herramientas de la sumisión". el Amo, en una relación D/s puede emplear varias técnicas para llevar al sumiso a un estado de esclavitud, e incluso más allá. este proceso se llama de entrenamiento y puede ser lento, muy lento, en función de los objetivos que se haya puesto el Amo a si mismo con relación al esclavo. para usar a un esclavo en una sesión y obtener de él satisfacción inmediata, no hace falta mucho entrenamiento. sin embargo para convertir al esclavo en tu propiedad se pueden emplear mucho tiempo y energías. es como la gota que, poco a poco, acaba rompiendo hasta la roca más dura.
la primera herramienta es el bondage. mantener restringidos los movimientos del esclavo produce un efecto importante en su psicología. la forma se actuar sobre alguien puede ser desde dentro o desde fuera. desde dentro, el convencimiento de algo hace que se acabe comportando de una determinada manera. desde fuera, acostumbrando al cuerpo a algo, hace que te acabes convenciendo de algo. tener al esclavo bajo alguna forma de bondage, de manera permanente o muy prolongada, va minando la psique del esclavo hasta que aprende que así es como debe estar. es un proceso intenso de aprendizaje en el que la dependencia del Amo se hace cada vez más profunda. de hecho no es nada extraño que, tras un largo período de bondage, y ser liberado, el esclavo sienta profunda devoción y agradecimiento hacia el Amo que lo libera, sin caer en la cuenta de que fue él mismo quien lo ató.
el mismo mecanismo prácticamente funciona con el habla. no sólo dices lo que piensas sino que, cuando lo mecanizas, puedes llegar a pensar lo que dices. terminar todas las frases con la fórmula "Amo", "Señor" o "Dueño" no es una simple alabanza al ego del Dominante. es un reconocimiento de su superioridad y del lugar que ocupas en el mundo como sumiso. de igual manera, el silencio va desmontando la costumbre, tan inculcada, de opinar sobre todo, aunque no tengas ideas de nada. la prepotencia del sumiso se puede vencer a base de mordazas y del silencio impuesto. en algunos casos se llega a la hora de no hablar hasta que se te de permiso o hasta que se dirijan al esclavo. en esos casos el sumiso pierde hasta la iniciativa. en estos casos el silencio es lo habitual, y hablar una excepción.
tal vez la herramienta más potente y la que entra más directamente en el alma del esclavo por cuanto que afecta mucho al ego es la elección en todas sus variantes, especialmente en lo referente a la imagen.
ir a comer y que el Dueño pida por ti; ir a comparar y que El te ponga en la mano lo que vas a pagar; darte el voto que debes echar en la urna. son todas experiencias donde la capacidad de elección del sumiso ha desaparecido.
pero es sin duda la elección de la ropa y de tu propia imagen lo que más afecta al ego. el ego vive de la imagen, de la apariencia, del reconocimiento externo. a los egó-latras les encanta recibir halagos, y a los ego-istas objetos y regalos, físicos y psicológicos. que el Amo diga lo que debes llevar, el corte de pelo que debes tener, la forma de presentarse ante la sociedad puede ser devastador para el ego, y, por tanto, enriquecedor para el esclavo.
feliz semana.

0 comentarios:

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP