sábado, 18 de mayo de 2013

minirelato CLXXV


la bofetada le hizo caer al suelo de lado, perdiendo su posición de rodillas. aún con la cara ardiendo miró temeroso a su Amo.
-¡esclavo! ¿Quién te dijo que se te permitía pensar?


0 comentarios:

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP