miércoles, 24 de abril de 2013

día 1195 de esclavitud


28 días de castidad, 28 días desde el último ordeño.
la sumisión parece un camino en espiral descendente que no tiene fin. hoy el perro se ha puesto la jaula nada más ducharse, como otros días. sin embargo, tras la orden de ayer, parece como que cerraba más, como que estaba más ajustada. tal vez sea también porque está a punto de cumplirse un mes desde el último ordeño y eso empieza a pesar un poco.
el Dueño ha ordenado al perro ir hoy al trabajo en zapas por el calor. ha sido una consideración que el perro agradece enormemente. otra consecuencia de los calores es que el perro bebe más agua y al hacerlo, va más al baño que, al estar enjaulado, se vuelve algo problemático. tiene que ir más veces y por tanto tarda más ya que tiene que esperar que haya un retrete libre, que se seque por dentro la jaula y, últimamente, que deje de supurar. ayer comenzó a hacerlo de nuevo el perro. tal vez empezara antes pero el perro no se ha dado cuenta hasta ahora. supone que pasará, que en unos días, o tal vez semanas, dejará de hacerlo, porque la única certeza para este perro, y así se lo ha hecho saber el Dueño, es que vivirá en castidad a partir de ahora, que sólo se ordeñará delante del Dueño o cuando el Dueño ordene, y que debe abandonar toda esperanza de poder conseguir placer o desahogo de esa manera. esa vida ya pasó, ya terminó para el perro. ahora su vida es otra diferente.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

0 comentarios:

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP