sábado, 17 de agosto de 2013

minirelato CLXXXVII

no le importaba lo fuerte que estuvieran las ataduras de sus manos, o la presión que ejercía la mordaza sobre sus mandíbulas, o las descargas que salían del butt-plug en su culo. lo único que el perro quería es que su Amo siguiera acariciándole la cabeza de esa manera.

0 comentarios:

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP