miércoles, 21 de agosto de 2013

FdD sin esconderse

a veces no es sólo la impotencia, fruto del bondage, ni el tacto fetichista del cuero sobre la piel, sino la humillación pública, que todo el mundo vea lo que eres y te vea en tu lugar. no sólo es que no te puedas mover, es que no puedes esconderte. entre los espectadores se mezcla el deseo, el asombro y la sorpresa, pero también cierta dosis de envidia. como el perro dice muchas veces, el cuerpo no puede engañar, y los genitales del esclavo hablan por sí solos.

0 comentarios:

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP