sábado, 6 de julio de 2013

minirelato CLXXXI

encerrar al esclavo en el saco de cuero le llevó al Amo poco tiempo. la mordaza y la capucha le oprimían mucho. estuvo un rato así hasta que oyó un ruido. el Amo apareció, seguido por otro esclavo a cuatro patas. guiado por el Amo se colocó junto a él y empezó a lamer la polla del esclavo que comenzó a gemir impotente y desconsolado.

0 comentarios:

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP