viernes, 3 de mayo de 2013

día 1204 de esclavitud


37 días de castidad, 37 días desde el último ordeño.
el perro ha estado pensando hoy que la castidad, para él, no es una cuestión de paciencia o espera, sino de aceptación. la mayoría de la gente que es fetichista de la castidad y que lleva un dispositivo, llevan una cuenta exhaustiva de los días sin correrse o sin un orgasmo y eso forma parte de su excitación, previendo el día en que sean liberados y puedan hacerlo. el perro coincide con ellos en lo de la cuenta de los días en castidad, porque efectivamente ver cómo pasan los días aumenta la fortaleza, las ganas y tu autoestima como esclavo. eres capaz de soportar un día más, de obedecer un día más, de avanzar un día más. sin embargo hay una gran diferencia con respecto a los otros por parte de este perro. ellos tienen la certeza de que terminará, de que serán liberados y se correrán en algún momento. el perro no tiene esa esperanza. el perro debe aceptar que pase lo que pase, no está en su control, no tiene posibilidad de acción sobre eso. si el Dueño decide que permanezca así indefinidamente, lo hará. si por el contrario decide que debe ordeñarse todos los días varias veces sin sentir placer, lo hará. la castidad es un efecto secundario de la esclavitud. el Dueño decidió poner una jaula en el sexo del perro, pero igual que antes lo puso sobre las actividades del perro, y ahora desea hacerlo sobre la boca y el habla del perro. supone este esclavo que la última jaula, que ya está en marcha, es la mental, el control de la mente del perro, para hacerla simple, a su gusto, a su voluntad. cuando eso sea así, que en cierta medida ya lo es, el perro vivirá enjaulado permanentemente, independientemente de si hay barrotes a su alrededor o no. será la voluntad y el deseo del Dueño lo último importante. este pensamiento produce en el perro unos sentimientos ambivalentes. por un lado sigue cierto resquemor, pudor, vergüenza, y por otro un profundo sentimiento de paz y de tranquilidad. los primeros, sin duda, provienen del ego, los segundos de su alma de esclavo. enfrascados en estos pensamientos, el día se fue bastante rápido, y la no-vida no consiguió imponerse sobre la vida de este esclavo. esto significa que si consigue mantener la atención fija en su Dueño durante el día, nada de lo que pueda pasar alrededor alterará sus sentimientos de sumisión.
obediencia ciega para el esclavo, poder absoluto para el Amo.

0 comentarios:

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP