miércoles, 27 de marzo de 2013

dia 1167 de esclavitud


2 días en castidad, 2 días desde el último ordeño
por la mañana hoy el Dueño ha despertado al perro y tras mandarlo a asearse y a limpiar la jaula se la ha vuelto a poner. el perro durmió con ella. realmente la ha llevado puesta desde que llegó a madrid, salvo cuando ha tenido que limpiarla al ducharse y una vez que el Amo ordenó al perro masturbarse. el resto del tiempo, incluso en momentos de mucha excitación sexual, la jaula ha estado en su sitio, con lo cual ha sido muy doloroso para el perro. el Dueño ordenó al perro que se pusiera una camiseta negra, los pantalones de cuero y las botas de goma altas por fuera. así desayunó y, tras hacerlo, el Dueño lo amordazó con cinta aislante negra. fueron a la sala y el perro estuvo ordenando e instalando algunas cosas en el ordenador del Dueño. la comunicación se hacía a través de la libreta, imposibilitado como estaba el perro para hablar. así estuvo el perro amordazado tres horas, contadas por el reloj del Dueño.
después de comer el Amo llevó al perro a su celda y lo dejó atado en la cama varias horas, en esos momentos el perro intentó relajarse, aceptar su situación, su condición de perro, de esclavo, de que pertenece al Amo. fueron momentos de paz y tranquilidad. cuando menos se lo esperaba, aparece el Amo de nuevo y empieza a jugar con el perro. le pregunta al perro si le gustaría ordeñarse y el perro dice que hará lo que el Amo quiera. entonces el Dueño le quita al perro la jaula y le ordena que se ordeñe y que si quiere que disfrute. a pesar del permiso el perro se ordeña sin emitir ni un gemido, ni expresar ninguna muestra de placer. recién terminado el Amo dice.
-Ponte encima- señalando la leche que acaba de salir del perro- y ahora vete bajando con la lengua fuera lentamente. 
el perro obedeció y fue bajando lentamente con su lengua hacia la leche y cuando faltaban unos milímetros para empezar a lamerla, dice el Amo.
-Basta!, ya se que estarías dispuesto a comértela.
entonces el Amo saca al perro fuera de la celda. lo ata a una silla y comienza a usarlo para su disfrute. justo después de haberse ordeñado, la excitación sexual del perro es mínima, así que eso no compensa ni mitiga el dolor de las cosas que el Amo hizo con el perro. realizó varios videos con el perro atado y amordazado fuertemente, vestido de cuero.acto seguido lo volvió a meter en la celda y procedió a momificarlo con papel transparente primero y cinta después. así estuvo el perro momificado dos horas, en silencio, sin moverse, amordazado.... cuando el Dueño llegó a sacarlo de la momificación  había trascurrido toda la tarde y era prácticamente la hora de cenar. el perro había estado a oscuras todo el rato así que había perdido la noción del tiempo. fue como vivir exclusivamente para cada instante, para cada momento. 
el Amo llevó al perro a que se duchara después de tanto tiempo inmóvil y ambos salimos a cenar fuera. hacia frio, estaba en una ciudad que no era la mía  pero daba igual. la tarde había sido un proceso de destrucción, de romper la voluntad. en aquel momento sentí que sólo existía la voluntad del Amo, que haría cualquier cosa que me ordenara.
obediencia ciega para el perro, poder absoluto para el Amo.

0 comentarios:

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP